Público
Público

El Gobierno nombra hoy al nuevo jefe del CNI y analiza el cierre de Garoña

El Consejo de Ministros está presidido por el Jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Consejo de Ministros nombrará este viernes al general Félix Sanz Roldán como nuevo director del Centro Nacional de Inteligencia, tras la dimisión de Alberto Saiz, y analizará el plan previsto para el entorno de Santa María de Garoña tras decidir que la central nuclear cerrará en 2013.

Según han informado fuentes del Ejecutivo, el Consejo aprobará también el Plan Renove para motos y la reforma de Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos.

La reunión estará presidida por el Jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y en ella participarán todos los ministros del gabinete salvo los titulares de Asuntos Exteriores y de Sanidad, que se encuentran en el extranjero.

Tras la dimisión del director de los servicios secretos, la ministra de Defensa, Carme Chacón, presentará al Consejo su propuesta para nombrar para el cargo al último Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Félix Sanz Roldán.

Saiz presentó ayer su dimisión para evitar 'un posible deterioro' del centro y para no perjudicar la imagen del Ejecutivo, tras las acusaciones de haber usado fondos públicos para fines privados.

Desde Washinton y antes de regresar a Madrid para la reunión del Consejo, Chacón confió en que el CNI obtenga con el general Sanz Roldan 'aún más logros' que bajo la dirección de Saiz, de quien aseguró no tener 'constancia de ninguna irregularidad en el trabajo'.

Por otra parte y tras anunciar ayer que la central de Santa María de Garoña cerrará en 2013, los ministros de Industria, Miguel Sebastián, y de Trabajo, Celestino Corbacho, presentarán hoy al Consejo un informe con las principales líneas del plan de actuación territorial que han diseñado para garantizar en la región todos los puestos de trabajo.

La empresa propietaria de la central, Nuclenor, anunció ayer que ejercerá 'cuantas acciones legales puedan corresponder' para defender los 'derechos e intereses legítimos de todas las partes afectadas' por el cierre de la instalación.