Público
Público

El Gobierno pakistaní acaba cediendo a la presión opositora

El presidente Zardari ha accedido a las peticiones de la oposición y ha conseguido paralizar la "larga marcha" prevista para hoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno paquistaní, encabezado por el Partido Popular (PPP) del presidente Asif Alí Zardari, ha desactivado su primera gran crisis política en menos de un año en el poder accediendo a las demandas de la oposición, que ha desconvocado la protesta masiva prevista en Islamabad .

El Gobierno ha anunciado que rehabilitará al combativo Iftikhar Chaudhry como jefe del Tribunal Supremo (TS), algo que la oposición, liderada por el ex primer ministro Nawaz Sharif y arropada por la abogacía, exigía para poner fin a sus protestas.

'Restauro al depuesto presidente del Supremo y a otros (jueces) de acuerdo con la promesa hecha por mí y el presidente' Zardari, ha anunciado el primer ministro de Pakistán, Yusuf Razá Guilani, en un mensaje televisivo emitido esta madrugada, horas antes de la prevista 'sentada' opositora en Islamabad. En su mensaje, difundido por la agencia estatal APP, Guilani ha abogado por 'continuar con la política de la reconciliación' y ha ordenado a las autoridades provinciales que levanten la prohibición de manifestaciones impuesta durante los últimos días y que liberen a los abogados y activistas arrestados.

El actual presidente del TS, Abdul Hamid Dogar, se jubila el próximo 21 de marzo, por lo que el controvertido Chaudhry, destituido por el ex general Pervez Musharraf durante la declaración del estado de excepción de noviembre de 2007, reasumirá su puesto a partir del día 22, según Guilani.

Desde la ciudad punyabí de Gujranwala, el líder opositor Nawaz Sharif, que ha mantenido un pulso con el Gobierno durante los últimos días y lideraba la caravana de protesta hacia Islamabad, ha desconvocado la gran manifestación de hoy.

'Hoy la nación ha recibido muy buenas noticias. Dijimos que restauraríamos a los jueces y a la judicatura independiente y por la gracia de Alá lo hemos conseguido', ha clamado, citado por el canal privado Geo TV. 'Muy pronto desempeñaremos nuestro papel para aplicar una democracia real en este país', ha prometido.

Pero el Gobierno, al ceder ante la oposición, ha anunciado que presentará un recurso ante el Supremo para que revierta la orden judicial de inhabilitación contra Nawaz y Shahbaz, hasta hace poco jefe del Gobierno regional del Punyab, el granero electoral de la Liga Musulmana de los Sharif. Fue esta orden judicial la que soliviantó a la Liga-N -'hasta entonces la situación estaba tranquila', admitió Sharif en una reciente entrevista- y la llevó a convocar una 'larga marcha' a Islamabad contra el Gobierno con el apoyo de los abogados.

De nuevo el brazo judicial, que había desgastado la Presidencia de Musharraf, ha sido el escenario de fondo de una crisis política protagonizada por la Liga-N de Sharif y el PPP de Zardari, que se unieron para forzar la salida del ex general en agosto de 2008. Pero Zardari no cumplió entonces con su compromiso de restaurar a todos los jueces inmediatamente, lo que desembocó en la salida de la Liga-N del Ejecutivo de coalición y enquistó las relaciones entre la el PPP y la Liga-N.

Las reticencias del Gobierno -Zardari teme que el 'politizado' Chaudhry reabra casos contra él- se han visto vencidas finalmente por la agitación civil, aunque el anuncio ha venido precedido de maratonianas reuniones entre Guilani, Zardari y el jefe del Ejército, Ashfaq Pervez Kiyani, activo durante estos días en su voluntad de desactivar la crisis.

El Gobierno también ha recibido presiones del Reino Unido y, sobre todo, de Estados Unidos, cuya embajada en Islamabad calificó hoy en un comunicado de 'decisión de estadista' la rehabilitación de Chaudhry y apostó por que 'todos los paquistaníes y sus representantes políticos trabajen juntos, con el apoyo de sus aliados y amigos, para fortalecer la democracia pacíficamente'.