Público
Público

El Gobierno papuano amnistiará a los soldados de la intentona golpista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Papúa Nueva Guinea propuso una amnistía para los soldados que hoy entregaron las armas tras unirse la pasada semana una intentona golpista que fracasó en pocas horas.

El viceprimer ministro Belden Namah, garantizó en un discurso que presentará para su aprobación el perdón a los militares que el pasado jueves se sublevaron con la finalidad de restituir a Michael Somare al frente de la jefatura del Gobierno que desempeña Peter O'Neill.

La propuesta fue anunciada por el viceprimer ministro durante un un acto oficial celebrado en el cuartel de Taurama, a las afueras de Port Moresbi, y en el que los soldados entregaron sus armas, informó la emisora australiana ABC.

La intentona golpista surgió en medio de la crisis política que atraviesa Papúa Nueva Guinea a raíz de la lucha por el poder entre Somare y O'Neill desde el pasado agosto.

Un grupo de soldados al mando del coronel retirado Yaura Sasa, tomó el pasado jueves el control la capitanía general de las Fuerzas Armadas, aunque ese mismo día liberaron a los cautivos.

Sasa, quien tras perpetrar la acción aseguró que había sido designado nuevo jefe de las Fuerzas Armadas por Somare, fue detenido este pasado fin de semana y acusado de incitar al levantamiento.

El pasado agosto y cuando Somare se encontraba en Singapur desde hacia varios meses para ser atendido en una clínica de Singapur de una dolencia cardiovascular, el Legislativo resolvió nombrar primer ministro a O'Neill.

Un mes después, Somare regresó a Papúa Nueva Guinea y al intentar recuperar el cargo respaldado por un falló del Tribunal Supremo a su favor, el Gobierno encabezado por O'Neill aprobó una ley autorizando la destitución de su antecesor

A raíz de la intentona golpista la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's (S&P) rebajó, el viernes, de estable a negativa la perspectiva de crédito de Papúa Nueva Guinea.

Standar & Poor indicó en una nota que la recalificación respondía a la fragilidad del entorno político, aunque reafirmó su calificación de B+ para la deuda de largo plazo y de B para la de corto plazo.

Papúa Nueva Guinea, país del Pacífico Sur y con algo más de seis millones de habitantes, la mayoría de ellos en situación de pobreza, tiene grandes recursos minerales e hidrocarburos y una larga historia de intrigas políticas, corrupción y conflictos.