Público
Público

El Gobierno se planta ante las tesis de CEOE

El Ejecutivo asegura que hay "líneas rojas" que no se van a cruzar, como abaratar el despido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno dibujó ayer un mapa acotado del Diálogo Social en el que delimitó 'las líneas rojas' que no se pueden cruzar: el abaratamiento del despido y la rebaja en cinco puntos en las cuotas de la Seguridad Social.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, transmitió este mensaje durante la reunión de la ejecutiva del Partido Socialista, en la que, sin embargo, restó importancia a la crisis del proceso de concertación, que achacó a las vicisitudes propias de la recta final de la negociación.

El mensaje a la patronal llega después de que el jueves se presentara en una reunión tripartita planteando nuevas demandas fuera de agenda, como la implantación de un contrato con una indemnización por despido de ocho días, que denomina 'contrato del siglo XXI', o una rebaja en las cotizaciones de la Seguridad Social de cinco puntos.

Las peticiones de la patronal provocaron que los representantes sindicales se levantaran de la mesa y acusaran a los empresarios de volver a un 'programa de máximos'. Aunque inicialmente se emplazó a los agentes sociales a una reunión prevista para ayer lunes, que finalmente se pospuso. A lo largo de la semana, el Ejecutivo iniciará contactos bilaterales con las otras partes, patronal y sindicatos, para acercar posiciones. Por el momento, se ha marcado el próximo jueves como fecha tentativa para continuar lasconversaciones.

Sin embargo, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se encargaron ayer de transmitir los mensajes de Zapatero y advirtieron públicamente a la patronal que no admitirán peticiones como las del pasado jueves.

Corbacho fue más allá y recomendó a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) que retire 'ya' esa clase deiniciativas.

El secretario general de CEOE, José María Lacasa, no tardó en responder a esta interpelación y pidió al Gobierno que 'evite hablar de líneas rojas o programas de máximos'. Además, insistió en que el Ejecutivo 'escuche y entienda' sus argumentos, como la rebaja de cotizaciones. 'En una negociación todo el mundo debe estar dispuesto a escuchar y entender los argumentos de los otros', concluyó.

El nuevo paréntesis en la negociación ha dejado en suspenso el acuerdo sobre un borrador que el Gobierno había remitido a los agentes sociales. En él plantea otorgar 420 euros a los parados que se queden sin prestación, al menos durante seis meses.

Cuando el jueves pasado los representantes de la patronal se presentaron en la reunión del Diálogo Social con un papel manuscrito con nuevas peticiones, Gobierno y sindicatos, vieron “inexplicable” su actitud. Fuentes de la negociación reseñaron que el cambio en la patronal se producía inmediatamente después de que el líder de la oposición, Mariano Rajoy, mantuviera un almuerzo con la junta directiva de CEOE. Preguntada por su opinión sobre las demandas de la patronal, la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, dijo que el PP no se pronunciaría “porque no somos parte de las negociaciones”. Por su parte, CCOO cree que los empresarios ven que el acuerdo es un “balón de oxígeno” para Zapatero y “quieren pinchárselo” por razones políticas. Además, fuentes sindicales aseguran que las demandas de la patronal incumplen un compromiso que su presidente, Gerardo Díaz Ferrán, cerró con Zapatero en una cena en la Moncloa en la que tanto él como los sindicatos asumieron no realizar propuestas de máximos.