Público
Público

El Gobierno prevé un "fuerte" crecimiento económico en la UE en 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, ha afirmado hoy que la previsión es que haya un "fuerte" crecimiento económico en el conjunto de la UE en el año 2011, después de una "débil" recuperación durante el próximo año que marcará el final de la crisis.

López Garrido ha expuesto las previsiones económicas de la UE en su comparecencia ante la Comisión Mixta para la UE en el Congreso para informar de la cumbre europea que tendrá lugar mañana y el viernes en Bruselas, la última antes de la presidencia española que comenzará el 1 de enero.

El secretario de Estado ha asegurado que el Consejo Europeo de Bruselas, que reunirá a los líderes de los Veintisiete, "va a constatar una situación económica mejor que en meses pasados en el conjunto de la UE".

"La previsión es que haya una débil recuperación en 2010, pero que haya una vuelta a un fuerte crecimiento en 2011", ha asegurado López Garrido respecto al conjunto de la UE y sin entrar en detalles sobre el caso de España.

Ha apuntado que la intención del Consejo Europeo es acordar que las medidas de estímulo económico y fiscal aprobadas en los últimos meses para frenar el impacto de la crisis se mantengan "hasta que pueda considerarse la recuperación como un proceso sólido, asentado y consolidado, para evitar que haya una recaída".

López Garrido ha subrayado la necesidad de que haya "estrategias coordinadas" para salir de la crisis y cumplir de nuevo los criterios de estabilidad -déficit público inferior al 3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) y una deuda pública inferior al 60 por ciento del PIB-.

También ha considerado oportuno que, "en la medida en que sea posible", los países europeos vayan "dejando poco a poco" los estímulos fiscales.

Esta "consolidación fiscal", según López Garrido, debería tener como plazo "2011 como muy tarde", aunque en algunos países podría conseguirse antes.

Ha hecho hincapié en la importancia de la coordinación de políticas económicas y de fijar un marco de supervisión financiera ante futuros escenarios de crisis.

López Garrido ha recordado que uno de los objetivos de la presidencia española será renovar la llamada Estrategia de Lisboa, aprobada en 2000, para establecer los nuevos parámetros de creación de empleo para la próxima década.