Publicado: 16.04.2012 14:31 |Actualizado: 16.04.2012 14:31

El Gobierno propone subir un 20% el número de alumnos por clase

El ministro de Educación anuncia una batería de recortes tras reunirse con los consejeros autonómicos. Las medidas afectan a profesores y a los cursos de Bachillerato y FP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Las comunidades autónomas son concientes de que este año el cumplimiento de los objetivos de consolidación fiscal no va a tener excusa". De esta forma el ministro de Educación, José Ignacio Wert, justificó ante la prensa la batería de recortes adoptada tras reunirse con los consejeros autonómicos en la Conferencia sectorial de Educación.

Esos recortes se plasmarán en un decreto ley que según Wert tendrá dos tipos de medidas: "Unas de tipo conyuntural, y por tanto reversibles, y otras de carácter estructural, de incremento de eficiencia en el servicio".

En la educación no universitaria el Gobierno, de acuerdo con las comunidades autónomas, va a incrementar un 20% la ratio de alumnos por clases, aumenta el número de las horas lectivas del personal (hasta 25 horas a la semana en Infantil y Primaria, 20 horas a la semana en Secundaria), suspende la obligación de ofertar dos modalides de bachillerato, elimina la posibilidad de crear retribuciones variables, modifica el nombramiento de sustitutos al establecer que las bajas menores a diez días sean cubiertas por personal del propio centro educativo y, finalmente, decreta el retraso de la implantación de los módulos de FP de 2.000 horas se aplazan al curso 2014-2015.

Actualmente, la Ley Orgánica de Educación (LOE) establece un máximo de 25 alumnos por aula en primaria y de 30 en secundaria obligatoria. Hasta ahora no había normativa básica o estatal sobre las horas de docencia obligatorias, sino que cada comunidad tenía autonomía para determinarlas. No obstante, la media venía siendo del entorno de las 24 o 25 en primaria y entre 18 y 21 en secundaria. Entre otras comunidades, Madrid y Castilla-La Mancha ya han subido en este curso las horas de ESO de 18 a 20, lo que dio lugar a movilizaciones sindicales, incluidas huelgas de docentes de la enseñanza pública.

Sobre el retraso de la implantación de los módulos de FP de 2.000 horas, Wert ha señalado que es una medida temporal, pero no ha descartado que mientras tanto se haya reformado este nivel educativo. Será permanente la supresión de la obligación de ofrecer al menos dos modalidades de bachillerato, por razones de eficiencia, así como la norma de que los centros asuman con su propio personal las bajas docentes inferiores a diez días, que hasta ahora eran tres, según fuentes sindicales.

Wert es consciente de que estas medidas, cuyo objetivo final en ahorrar 3.000 millones de euros, van a ser impopulares pero se mostró abierto al diálogo: "Estamos pidiendo un sacrificio importante a los docentes. Estamos en disposición de hablar con ellos".

El ministro no cree, sin embargo, que estos recortes vayan a afectar a la calidad de la enseñanza. "Son medidas realistas y conmesuradas", dijo Wert, quien quiso dejar claro que estas medidas no son la reforma educativa del Gobierno del PP, sino "las medidas para que en su momento se pueda desarrollar una reforma educativa".