Público
Público

El Gobierno propone subir el salario mínimo un 1%

La subida hace dificil lograr la promesa electoral de un SMI de 800 euros en 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Trabajo ha propuesto a CCOO y UGT elevar el salario mínimo interprofesional (SMI) un 1% para 2010, hasta unos 630 euros al mes, frente a los 624 euros actuales. Es decir, exactamente seis euros de diferencia.

La propuesta queda lejos de las pretensiones de los sindicatos, que habían pedido al Gobierno elevar un 8% el SMI en 2010, hasta los 674 euros mensuales. UGT y CCOO enviaron una carta conjunta de protesta al ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, y firmada por los secretarios de Acción Sindical, los números dos de las respectivas organizaciones.

En la carta insisten en que 'el gasto derivado de la actualización del SMI en 2010 es perfectamente compatible con las políticas de gasto destinadas a la creación de empleo' y constatan 'la pérdida de peso del SMI, un 40,9% en 2009' sobre el salario medio. CCOO y UGT recuerdan que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se comprometió al inicio de la legislatura a situar el SMI en 800 euros mensuales en 2012. 'La crisis económica no puede servir como excusa para desistir en el objetivo comprometido', aseguran.

El Gobierno tiene previsto aprobar en el Consejo de Ministros del próximo 30 de diciembre, el último del año, la actualización del SMI para 2010. La subida que aprobó el Ejecutivo el año pasado fue del 4%, medio punto por encima de su propuesta inicial.

Por otro lado, Rodríguez Zapatero dijo ayer, en la tradicional copa de Navidad del Palacio de la Moncloa, que el Diálogo Social 'va bien' y valoró la posibilidad de que sindicatos y empresarios alcancen un acuerdo salarial a tres años.

El Pleno del Congreso de los Diputados dio ayer luz verde a la Ley de Medidas Urgentes para el mantenimiento y fomento del empleo y la protección de personas físicas. Junto a diversas medidas para la protección de los desempleados y la creación de empleo, el texto amplía las bonificaciones a los contratos a tiempo parcial y deja exentas de tributación las inmenizaciones por despidos incluidos en los ERE desde el 6 marzo hasta el 30 de diciembre.