Público
Público

El Gobierno rebaja la asignación a la Casa del Rey sólo un 4%

La reducción aplicada a la Corona es menor al ajuste medio sufrido por los ministerios, de un 8,9%. El presupuesto de la Jefatura del Estado pasa de los 8,26 a los 7,93 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya ocurrió en los Presupuestos de 2012, en las primeras y durísimas cuentas de Mariano Rajoy. Mientras que el gasto medio de los ministerios se contraía un 16,9%, la partida destinada a la Corona se reducía, pero mucho menos, un 2%.

Para 2013, según el proyecto de ley presentado hoy por el titular de Hacienda en el Congreso, ese trato diferenciado se repite. Bien es verdad que la desproporción no es tan abultada. Así, la asignación para la Casa del Rey se rebaja un 4%, y pasa de los 8.264.280 euros del ejercicio anterior a los 7.933.710 millones del año que viene.  Es decir, 330.570 euros menos. 

Queda por ver cómo se distribuye la partida y cómo afecta al sueldo del monarca y de su hijo

La Zarzuela no es, ni mucho menos, la institución que sale parada del proyecto de ley del Ejecutivo. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), justo después del estallido del caso Dívar, sufre una minoración del 12% (de 71,35 a 62,78 millones), y el Tribunal Constitucional, del 4,9% (de 25,53 a 24,28 millones). Más beneficiadas salen las Cortes Generales, cuyo recorte es del 2,5% (de 206,61 a 201,40 millones). Los dineros de las Cortes incluyen los gastos que comparten ambas Cámaras (50.903.730 euros), los de Congreso (84.146.260 euros) y Senado (51.900.640) por separado y los del Defensor del Pueblo (14.021.300) y la Junta Electoral Central (441.100). Tampoco reciben un gran varapalo el Consejo de Estado (-2%) o el Tribunal de Cuentas (-1,3%). Organismos como la Corporación RTVE padecen una sangría mayor aún: el 14,6% (la radio y la televisión pública dispondrán de una subvención de 292,74 millones, frente a los 342,74 del ejercicio vigente). El 4% de minoración de la Casa del Rey, aun siendo el doble que la merma de 2012, queda lejísimos del bocado que Rajoy asesta al Ministerio de Sanidad: un -22,6%.

Por tercer año consecutivo el monarca recibirá un tajo en sus cuentas. En 2010, su partida se congeló (cobró igual que el año anterior, 8.896.920 euros); en 2011, bajó a 8,43 millones, de ahí a los 8,26 de 2012 y ahora, a los 7,93 millones. De este modo, la merma de recursos proporcionados por el Estado desde 2010 se ha contraído en casi un millón de euros. Para ser exactos, 963.210 euros. Un 10,83% menos de ingresos. 

La merma es con todo mayor a la de 2012, que fue de tan sólo un 2%

No obstante, el ajuste de 330.570 euros previsto para 2013 ya ha sido en parte absorbido este año, porque en julio Juan Carlos y su hijo, el príncipe Felipe, se rebajaron el sueldo un 7,1%, igual que cayó la asignación que el jefe del Estado reserva para su mujer, las infantas Elena y Cristina y la princesa Letizia. Todo era consecuencia del tijeretazo del gasto aprobado por Rajoy. Ya en verano la Zarzuela calculó que el ahorro en retribuciones de los miembros de la familia y del personal a sueldo de la institución ascendería a unos 90.000-100.000 euros. De esta forma, la Casa del Rey debe apretarse el cinturón para 2013 en unos 230.000 euros. 

Queda por ver, por tanto, cómo se distribuirá la nueva partida y cómo afectará especialmente al sueldo del monarca y del príncipe. Tras restarse una catorceava parte de su salario, en 2012, Juan Carlos cobrará un total de 271.841,14 euros brutos y el príncipe, justo la mitad que él, 135.920,57 euros brutos. La asignación discrecional que el jefe del Estado aparta para la reina, las infantas y Letizia será, este año, de 292.500 euros. Iñaki Urdangarin, imputado por el caso Nóos, nunca ha recibido ninguna dotación por parte de su suegro, como tampoco la recibió Jaime de Marichalar, divorciado de Elena en enero de 2010. 

Fue en diciembre de 2011 cuando la Zarzuela desveló, después de 32 años en negro, todas sus cuentas, llegando al nivel de detalle al que llega la Administración. Ya entonces se comprometió a contar el desglose de su asignación año a año. El pasado julio, nada más aprobarse definitivamente los Presupuestos, lo hizo con los ingresos de 2012. Así que para finales de año se espera que se reproduzca el relato.

El Gobierno hurta información del gasto de la Corona que se imputa a Presidencia

Los Presupuestos de 2013, como los de años anteriores, apuntan otros gastos de la Casa Real que se imputan a diversos ministerios. Aunque hurta información, eso sí. Para el año próximo, se prevé que la familia real realice 12 viajes al extranjero con un coste de 696.000 euros que sufraga Exteriores, misma cuantía que en 2012. Presidencia asume, a través del programa 911Q Apoyo a la gestión administrativa de la Jefatura del Estado, los salarios y las indemnizaciones por razón del servicio del personal funcionario o eventual de administración. Para 2013, asciende a 6.148.670 euros, un poco menos que en 2012 (6.158.560 euros).

Del Ministerio de la Presidencia depende Patrimonio Nacional, organismo del que sale el pago de los servicios a la Corona y actos de Estado. Pero el Gobierno restringe ahora la información: no facilita cuánto se gasta en esta partida, como ocurría en años anteriores (en 2012 se presupuestaron 9,58 millones de euros). Ahora sólo se dice que se prevén 34 actos presididos por el rey, 20 presididos por la familia real y otros 42 actos de Estado. La excusa, dice el proyecto de ley, es que el objetivo es 'simplificar la información presupuestaria'. Tampoco se dice cuánto invertirá Patrimonio Nacional en el mantenimiento y conservación de palacios (en 2012 se reservaron 20.877.260 euros) y jardines (12.058.940 euros). En la redacción para 2013, sólo se apunta que Patrimonio se encargará de conservar 770.000 metros cuadrados de edificios históricos o de cuidar 4.500 hectáreas de jardines frente al peligro de los incendios. 

Lo que sigue sin conocerse es, por ejemplo, el gasto de luz o de agua del palacio de la Zarzuela o lo que supone para el Estado la seguridad de la familia real –que corre a cargo de Interior–, el traslado en vehículos oficiales (que paga el Parque Móvil del Estado, adscrito a Hacienda) o el coste de la Guardia Real –que depende de Defensa–. La Jefatura del Estado siempre ha asegurado que desvelar esos datos corresponde al Gobierno, porque es él quien lo abona. Sí depende del rey saber su fortuna personal o cuánto cobran la reina, la princesa o las infantas. Pero por ahora no se prevé soltar más prenda. 

No hay cambios en la retribución del presidente del Gobierno. Su sueldo sigue congelado. Cobrará 78.185,04 euros brutos, la misma nómina con que acabó José Luis Rodríguez Zapatero 2010. La cifra está recogida en el articulado del proyecto de ley. Ahí se fija que las retribuciones de los altos cargos del Ejecutivo central y de los órganos consultivos 'no experimentarán incremento respecto de las vigentes a 31 de diciembre de 2012'. Eso sí, se deja claro que no se tendrá en cuenta el mordisco que Rajoy y los miembros de su Gabinete pegaron a su salario para equipararlo a la supresión de la paga extra de Navidad de los funcionarios. Dicho de otro modo, el Gobierno vuelve al sueldo que tenía antes del real decreto ley de julio.  Los altos cargos cobran doce mensualidades 'y sin derecho a pagas extraordinarias'. 

Rajoy, por tanto, cobrará en 2013 78.185,04 euros (6.515,42 euros brutos al mes). La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se embolsará 73.486,32 euros. Los ministros, 68.981,88 euros. El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, 77.808,96 euros, y el presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña, 85.004,28 euros.

Los secretarios de Estado, subsecretarios y directores generales (y los respectivos cargos semejantes en el escalafón) tampoco verán variada su nómina. Un secretario de Estado cobra 12.990,72 euros de sueldo, a lo que se añade 21.115,92 euros de complemento de destino y 32.948,67 euros de complemento específico. En total, 67.055,31 euros. A esta cantidad se suman las dos pagas extras de junio y diciembre de 655,84 euros cada una más la cuantía del complemento de destino mensual. 

De cualquier modo, los cargos públicos del Estado mejor pagados son, aparte del rey, el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Supremo –Gonzalo Moliner ingresará 130.152,62 euros– y el presidente del Tribunal Constitucional (Pascual Sala se llevará 129.271,46 euros). Los vocales del CGPJ cobrarán 112.249,60 euros y los magistrados del TC, 110.520,02 euros. El presidente del Tribunal de Cuentas, el recién nombrado Ramón Álvarez de Miranda, recibirá una remuneración de 112.578,34 euros. Todos estos salarios permanecen congelados: son exactamente iguales a los de 2012. 

El Ministerio de la Presidencia reserva en su presupuesto una dotación para los expresidentes del Gobierno que se mantiene en 298.320 euros, por lo que cada uno de los exjefes del Ejecutivo vivos (Adolfo Suárez, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero) percibirá 74.580 euros.