Público
Público

El Gobierno rechaza crear un fondo anticrisis

Luis De Guindos asegura que el Ejecutivo dedicará cualquier ganancia de crecimiento a reducir el déficit público.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Economía, Luis de Guindos, volvió este miércoles a superarse en el arte de contradecirse a sí mismo: dijo que el Gobierno 'siempre está abierto a escuchar', en referencia a la oferta del PSOE de un pacto de Estado contra la crisis, aunque ipso facto rechazó las propuestas socialistas de crear fondos concretos contra el paro o para financiar a las pymes.

En relación a la propuesta de utilizar 30.000 millones de euros del rescate bancario para facilitar créditos que reactiven la economía real y permitan a las familias con dificultades renegociar sus hipotecas, De Guindos consideró 'positivo que los socialistas por primera vez' consideren que es una financiación adecuada.

'Bienvenidos a la consideración de que la asistencia financiera es positiva para la economía española', dijo De Guindos en declaraciones a los medios tras participar en el II Foro Global de Sostenibilidad, organizado por Ernst & Young.

El ministro recordó que 'hay muchísimos ámbitos en los cuales el Gobierno ha tendido la mano, y lo seguirá haciendo, al PSOE', y se refirió a la oportunidad que se abre con la próxima reforma de pensiones y de las administraciones públicas.

De Guindos rechazó la propuesta del partido que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba de crear un fondo específico para problemas como el desempleo o las pymes, ya que 'no se trata de crear un fondo para cada uno de los problemas de la economía española, sino de hacer reformas para que las empresas privadas creen empleo'. En relación a las pymes, destacó que el conjunto de las medidas del Gobierno asciende a 45.000 millones de euros.

Las llamadas 'reformas' van a seguir. De hecho, Guindos aseguró que el Gobierno dedicará cualquier ganancia de crecimiento económico, 'que se puede producir y se va a producir', a una reducción adicional del déficit público. Es decir, anunció que va a sacrificar el crecimiento por la austeridad a ultranza. Para el ministro, la modificación de las cifras de déficit tras los dos años adicionales concedidos por Bruselas para sanear las cuentas no supone una relajación, sino que simplemente tiene en cuenta el escenario de recesión tanto de España como del resto de la zona euro. A su parecer, la nueva senda de déficit sigue las recomendaciones de la Comisión Europea y pretende combinar la 'ineludible' consolidación fiscal con la vuelta al crecimiento, aunque el esfuerzo estructural para sanear las cuentas en 2013 seguirá siendo 'sustancial'.

Guindos anuncia que el esfuerzo estructural para sanear las cuentas en 2013 seguirá siendo 'sustancial'

En cualquier caso, Guindos aseguró que España ya ha dejado atrás 'un periodo duro' y cuenta ahora con una economía 'más fuerte y sana' que se situará en un 'punto de giro' en el año 2013, con algunos datos positivos, para volver a crecer y crear algo de empleo en 2014. 

Así, recordó el ministro que el Gobierno ha planteado reformas para flexibilizar la economía y hacer que la iniciativa privada sea el eje dinamizador del crecimiento. Las reformas parten de cuatro ejes fundamentales: la reforma de las administraciones públicas, las medidas para garantizar un entorno favorable a los emprendedores, la consolidación fiscal y la mejora de la financiación de la economía. 'No es aceptable que las empresas españolas soporten condiciones de financiación más duras que sus competidoras', ha dicho Guindo

Empresarios y sindicatos han pedido al Gobierno y a la oposición un gran pacto para adoptar medidas que favorezcan la superación de la crisis, el crecimiento económico, y la creación de empleo.

Gobierno y PSOE también coinciden en la necesidad de acuerdos, pero como siempre atribuyen a la otra parte la carencia de voluntad para conseguirlo.

El propio rey Juan Carlos, en sus contactos habituales con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con Pérez Rubalcaba, les planteó la conveniencia de buscar consensos para luchar contra el paro, un tema sobre el que De Guindos no quiso hacer 'ningún tipo de consideración'.