Publicado: 02.05.2014 16:37 |Actualizado: 02.05.2014 16:37

El Gobierno reconoce un recorte de 3.000 millones en las pensiones hasta 2017

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las pensiones apenas crecerán un 0,25% anual durante los próximos cuatro años, según figura en la actualización del Programa de Estabilidad remitido por el Gobierno a la Comisión Europea este viernes. Eso supone, de acuerdo con las cifras del documento, un recorte de más de 3.000 millones en la capacidad adquisitiva de los pensionistas hasta 2017. 

La última reforma de las pensiones del Ministerio que dirige Fátima Báñez desvinculó la actualización de las pensiones al IPC, y estableció una horquilla para la subida de estas prestaciones (del 0,25% al IPC más medio punto) en función de la marcha de las finanzas de la Seguridad Social.

El Programa de Estabilidad contempla que la Seguridad Social seguirá con déficit en los próximos años, y sus cuentas sólo llegarán al equilibrio en 2017. En ese escenario, el mecanismo previsto en la reforma de las pensiones establece que la revalorización será de sólo el 0,25%, previsiblemente por debajo del IPC durante estos años (la tasa de inflación está ahora en el 0,4%, por ejemplo), con la consiguiente merma en la capacidad de compra de los jubilados. Con la aplicación de este mecanismo en 2014 por primera vez la mayoría de las pensiones han subido este año apenas dos euros al mes.

El Programa de Estabilidad enviado a Bruselas señala que, en este escenario, el Gobierno prevé un ahorro en pensiones de 574 millones en 2014, que irá subiendo progresivamente hasta suponer 1.000 millones en 2017. Esto es, en cuatro años sumará más de tres mil millones, según las fuentes consultadas.

Esta cantidad supone alrededor del 10% de lo que el Gobierno espera recortar a las pensiones con su reforma. La memoria económica señalaba que el gasto en prestaciones se reduciría en 33.000 millones en nueve años con el nuevo sistema de revalorización de las prestaciones y con la introducción del llamado factor de sostenibilidad a partir de 2019 (que liga la prestación que cobrará el jubilado a su expectativa de vida). Una reducción del poder adquisitivo de los beneficiarios que Empleo calificó de "insignificante", y a la que se opusieron frontalmente el resto de grupos parlamentarios.

La reforma del Gobierno le permite subir las pensiones menos de lo que aumentan los precios

Por otro lado, el Programa de Estabilidad apunta que la Seguridad Social prevé encontrar otras vías de ahorro en 2014 y 2015 para aliviar el déficit del 1,1% del PIB con el que el sistema cerró el año 2013. En primer lugar, el Gobierno cita la modificación del cómputo de las bases de cotización, que pasan a incluir ciertos pagos en especie, como los cheques restaurante, ayudas al transporte o coches de empresas, así como el alza de las bases de cotización de trabajadores autónomos.

Asimismo, la Seguridad Social está preparando el paso del sistema de autoliquidación de las cotizaciones a uno de liquidación abierta en el que la Tesorería General calculará las cuotas. Por otro lado, el Ejecutivo se refiere también a la supresión de la cobertura del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) durante ocho días en los supuestos de extinción de contratos indefinidos por causas económicas, así como a la reforma de la Ley de Mutuas.

El PSOE calcula que los pensionistas perderán cuatro puntos de poder adquisitivo entre 2014 y 2017 si las pensiones sólo suben el 0,25% establecido por el Gobierno.

Así lo ha asegurado este viernes el portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional del Congreso y número dos de la lista para las elecciones europeas, Ramón Jáuregui, en la rueda de prensa que ha ofrecido en la sede federal del partido, en la madrileña calle Ferraz.

Para los socialistas ,el documento prueba "el fracaso más rotundo" del Ejecutivo

Jáuregui ha llamado la atención sobre el hecho que el Ejecutivo de Mariano Rajoy prevea incrementar las pensiones "lo mínimo" y que en cuatro años éstas sólo vayan a acumular una subida del 1%.

Este porcentaje, unido al incremento de la inflación que tendrán como consecuencia las políticas deflacionistas, provocarán, según la estimación del PSOE, una "importantísima pérdida de poder adquisitivo" de las pensiones que los socialistas han cifrado en 4 puntos.

Además, el dirigente socialista se ha referido a las previsiones de desempleo que incluye el Gobierno en el documento que ha enviado a Bruselas y que, a su juicio, evidencian "el fracaso más rotundo" del Ejecutivo en el asunto que más preocupa a los españoles.

En este contexto, ha remarcado que, según esos pronósticos, la tasa de paro será en 2015 del 23,3%, más alta que la había a finales de 2011, cuando Rajoy llegó a La Moncloa, y que al final de la legislatura habrá trabajando 600.000 personas menos que al principio, si se cumplen las previsiones más optimistas.