Público
Público

El Gobierno recortará un 14% la inversión pública

Las CCAA podrán disparar su déficit hasta las elecciones autonómicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tijera que ha forjado el Gobierno para convencer a Europa de que puede cumplir con sus exigencias es larga y afilada. Envuelta bajo el nombre de Actualización del Programa de Estabilidad 2009-2013, se ha enviado a Bruselas para que las autoridades comunitarias se crean que, como el Estado español no va a recibir muchas alegrías por la parte de los ingresos en los próximos ejercicios, tiene instrumentos concretos para dar un corte certero en la parte del gasto y lograr que el déficit público se sitúe en el 3% del Producto Interior Bruto (PIB).

A España le esperan cuatro años de recorte de la inversión pública y el dinero para remunerar a los empleados públicos, obligando a los ministerios a justificar toda necesidad extra y controlando a autonomías y a ayuntamientos. Entre 2011 y 2013, se quiere lograr una reducción de 4,3 puntos porcentuales sobre el PIB en el gasto, además del recorte del 0,5% previsto para este año.

La inversión pública experimentará 'un retroceso del 14% respecto a 2009', un tajo tan drástico que el Gobierno reconoce que, aunque 'las inversiones en infraestructuras serán las menos afectadas, se resentirán significativamente'. Esta partida pasará del 4,8% del PIB que supone en la actualidad al 2,9% (la media de la UE es del 2,4%).

Sus asalariados deben costarle a las administraciones un 4% menos que en 2009. Se logrará con la 'práctica congelación de la oferta de empleo público', manteniendo la tasa de reposición en el 10%, y con una 'fuerte moderación salarial'. El Gobierno recuerda que 'el 7% de la plantilla de las administraciones alcanzará la edad de jubilación en cuatro años'. No se podrá contratar personal interino adicional.

Antes del 1 de marzo, cada departamento ministerial tiene que haber presentado al Economía su 'propuesta específica de gasto', de cara a que el Gobierno apruebe su Plan de Reestructuración.

Lo único que va a crecer en los gastos, y de forma inexorable, van a ser los intereses de la deuda pública, que llegarán a suponer el 3,1% del PIB en 2013 frente 1,9% de 2009. Es el gran miedo de la profunda recesión española hecho cifras, que cuando se recupere la senda del crecimiento la ganancia se vaya fuera a pagar intereses. La deuda en sí alcanzará un volumen equivalente al 74,1% del PIB frente al 55,2% del pasado año.

Las comunidades autónomas van a tener mucho más control, pero podrán desmadrar su déficit hasta 2011, año de elecciones autonómicas, cuando se les permitirá alcanzar el 4,2% y superar el déficit de la Administración central por primera vez. Un año después (2012) les tocará apretarse el cinturón para lograr que su déficit mengüe hasta el 1,5%.

La reforma de la educación y la permanencia de un 22% más de jóvenes estudiando después de la ESO provocará que para 2020 el PIB español crezca un 1,3% más de lo que lo haría con el nivel de formación actual. Así cuantifica el Gobierno, en el informe enviado a Bruselas, los esfuerzos que va a realizar en materia de educación, que calcula que aportarán anualmente 0,12 puntos porcentuales a la mejora de la economía. Dentro de una década, un 4% más de la población activa (la que está en edad de trabajar) tendrá una mejor cualificación. Esta mejora también repercutirá positivamente en el empleo, que crecerá un 1% más que si no se acometieran reformas. Además, se apunta a que las mejoras no se agotarán en 2020, ya que la tasa de abandono seguirá reduciéndose.