Público
Público

El Gobierno regula los bonus de la banca para evitar "perversiones"

El Consejo de Ministros aprueba la regulación del sector financiero casi un año después de la UE. Deja en manos del Banco de España la decisión de retirar la retribución para las entidades que hayan recibido di

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pasado febrero, la cúpula directiva de CatalunyaCaixa se repartió un bono semestral correspondiente a la segunda mitad de 2010 de 300.000 euros. En el plan estaban incluidos diez miembros de la alta dirección de la entidad que preside Adolf Todó, a los que les correspondió un bono máximo de 60.000 euros por persona, a pesar de que la caja ya había recibido 1.250 millones de euros en ayudas públicas.

Esa misma semana, Rodrigo Rato encontró en una norma europea la excusa apropiada para retirar el bonus de 25 millones de euros a Miguel Blesa y otros nueve directivos y exdirectivos de Caja Madrid.

Esa directiva de la UE, del pasado 7 de julio, establecía que 'los directivos de los bancos rescatados no podrán asumir ninguna bonificación a no ser que esté debidamente justificada'. Precisamente, esa norma fue la que aprobó ayer el Consejo de Ministros para impedir que los consejeros de las entidades que hayan recibido dinero del FROB puedan seguir cobrando sus bonus, y para regular, además, los pluses en la retribuciones de los directivos del conjunto de la banca, con el fin de evitar 'incentivos perversos'.

Bruselas expedientó a España hace 15 días por no limitar los bonus

El nuevo real decreto deja a juicio del Banco de España la decisión final. 'En las entidades que reciban apoyo financiero público, la remuneración variable de los directivos sólo será posible si a juicio del Banco de España está adecuadamente justificada, y la remuneración total podrá estar limitada por el propiosupervisor', asegura el nuevo texto regulatorio.

La prohibición se venía barruntando desde hace meses. Primero, a través de esa directiva sobre primas y capital de las entidades financieras de la UE, que no estaba transpuesta hasta ayer; en marzo, con el nuevo decreto de reestructuración del sistema financiero español, en el que ya se advertía que se cortaría el bonus a los Consejos de las entidades que necesitasen ayudas públicas para cumplir con las nuevas necesidades de capital.

Sin embargo, la lenta tramitación parlamentaria del decreto de cajas abrió la rendija para que alguna otra cúpula directiva de caja en apuros pudiera hacer efectivo el cobro de su bonus. 'En la práctica, esta medida tendrá efecto el próximo año', aseguran fuentes financieras. De hecho, la mayoría de entidades ya han cerrado su ejercicio fiscal.

La mayoría de entidades ya han pagado sus incentivos de 2010

Las críticas a la política de remuneración de la banca española se han escuchado desde sectores tan dispares como sindicatos, partidos políticos como IU, economistas como Alejandro Inurrieta, el campamento de los Indignados en Sol, los mercados o la propia UE. De hecho, Bruselas expedientó a España, el pasado 19 de mayor, por esta lentitud al adaptar las normas que entraron en vigor el 1 de enero de este año. A España, como a Grecia, Portugal, Italia, Polonia, y Eslovenia, se les impuso un plazo de dos meses para transponer el decreto europeo, objetivo que se cumplió ayer.

Junto a esta prohibición de bonus, el nuevo decreto establece nuevos requisitos para el diseño de las políticas de remuneración de todas las entidades. 'El objetivo fundamental del nuevo régimen', explica el nuevo decreto, 'consiste en evitar que las políticas de remuneración socaven la solidez de entidades financieras y desestabilicen el sistema bancario a través de la creación de incentivos perversos a la asunción de riesgos cortoplacistas'.

De esta manera, entre un 40% y un 60% del pago de los bonus a los directivos de bancos y cajas se tendrá que diferir en un plazo mínimo de 3 años. Además, para alinear los incentivos del directivo con los de los accionistas, una parte sustancial de la retribución variable (más de un 50%) de todos los directivos tendrá que estar repartida en acciones o instrumentos similares.

'Así se pretende que los directivos compartan los riesgos de la entidad y evita que se dejen llevar por la codicia de muchos instrumentos financieros que, a la postre, sólo dejan desprotegido a los clientes', aseguran desde un sindicato. Por último, el nuevo decreto introduce dentro de la definición de remuneración a los beneficios que generan los planes de pensiones que puedan estar incluidos dentro de la retribución variable.

Entidades como Santander, BBVA o Popular ya han adaptado estas nuevas disposiciones de gobierno corporativo en sus últimas Juntas de accionistas, que aprobaron mantener los bonus trienales y planes de pensiones millonarios.

DISPLAY CONNECTORS, SL.