Publicado: 09.10.2010 08:00 |Actualizado: 09.10.2010 08:00

El Gobierno renuncia a su compromiso en Cooperación

Las ONG critican que el recorte inicial en Ayuda Oficial al Desarrollo por la crisis se ha duplicado hasta alcanzar los 1.200 millones y convierte en una utopía la promesa de llegar al 0,7% en 2015

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las ONG que trabajan en cooperación no salían ayer de la sorpresa y la indignación después de que el Gobierno central haya duplicado finalmente el recorte previsto por la crisis en Ayuda Oficial al Desarrollo y del primer tijeretazo previsto en mayo de 2010 y que se estimó en 600 millones de euros, se haya pasado finalmente a más de 1.200.

La secretaria de Estado para Cooperación al Desarrollo, Soraya Rodríguez, anunció el jueves pasado por la tarde a la Comisión de Cooperación del Congreso el recorte final: al menos 300 millones para este año (la cifra total no estará cerrada hasta que se ejecute totalmente el presupuesto) y 987 millones en 2011.

Las organizaciones denuncian que se abuse de la recesión como excusa

La Coordinadora de ONG para el Desarrollo (Congde) afirmó ayer en un duro comunicado que el recorte es el "el mayor ejecutado en cooperación hasta la fecha para los Presupuestos Generales del Estado de 2011". Para la Congde, la crisis económica no puede ser una prioridad. "No puede servir de excusas para recortar en las partidas destinadas al bienestar social", señaló Eduardo Sánchez, portavoz de la Congde. Las ONG recuerdan que la crisis en los países pobres significa directamente que la población no tiene que comer.

La AOD es el dinero que las administraciones públicas (Estado, comunidades y ayuntamientos) dedican a Cooperación Internacional. No computan como AOD las donaciones voluntarias de los ciudadanos a las ONG. Por tanto, al recorte de la Administración central, hay que sumar el que también han ejecutado las administraciones regionales y locales.

Ya cuando los primeros anuncios de recorte, Intermon Oxfam estableció una comparativa y puso rostro a lo que suponen 200 millones de euros en cooperación internacional: el sueldo anual de 100.000 matronas en África (en el continente cada matrona salva la vida de 219 mujeres al año), un año de tratamiento para el sida de medio millón de enfermos y cien millones de vacunas contra el sarampión.

Hasta ahora, el Ejecutivo socialista tenía este sector como bandera

La disminución en la ayuda estatal es incomprensible para las ONG, mucho más cuando el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero había tomado el impulso a la cooperación como una de sus banderas sociales. Si en el año 2004 el porcentaje de la Renta Nacional Bruta (RNB) dedicado a desarrollo era de un 0,23%; en 2009 ese porcentaje ya había subido hasta un 0,47% .

Mientras, durante 2002 y 2003, con el PP en el Gobierno, la ayuda a los países pobres disminuyó en 170 millones de euros.

En cambio, ahora el compromiso de llegar al 0,7% de la Renta Nacional Bruta (RNB) en 2015 se ha convertido en una utopía. "De hecho, con el recorte anunciado, el porcentaje de ayuda retrocede del 0,5% actual al 0,4% en un solo año, lo que hace dudar seriamente de la voluntad política del Gobierno en materia de cooperación internacional", agregó Sánchez.

Además, por primera vez este año los créditos blandos que el Estado concede a los países pobres para financiar proyectos de inversión adjudicados a empresas españolas (los polémicos créditos FAD) ya no computan como Ayuda al Desarrollo. Por un lado, se ha creado el Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM), gestionado por el Ministerio de Industria, y por otro, el Fondo de Promoción del Desarrollo (Fonprode), que administra Asuntos Exteriores y que se dedica sólo a la AOD. Pues bien, mientras el Fiem ha aumentado un 62%, Fonprode ha descendido un 37%.

Esther Pino, directora del Departamento de Sensiblización y Políticas de la ONG Ayuda en Acción critica además que la Agencia Española de Cooperación Internacional (Aecid) ha visto reducido su presupuesto en un 6%. "La Aecid es la que gestiona los fondos, hay que reforzar su capacidad en vez de mermarla", señala Pino, que también está preocupada por los recortes a las partidas destinadas a organismos internacionales. El problema es que, como denuncia la Congde, el presupuesto no está del todo desglosado, con lo que todavía no tienen claro qué agencias internacionales pueden verse afectadas.

Pino pone el énfasis en otra cuestión: lo que está haciendo el Gobierno no va en consonancia con lo que piensa la población. "El último eurobarómetro sobre cooperación señala que el 89% de los ciudadanos apoya las aportaciones estatales a ayuda al desarrollo y que un 79% estaría a favor de aumentarlas".

Esta experta en cooperación señala que con la crisis ha habido bajas en Ayuda en Acción, "pero muchas menos de las que nos esperábamos". "Nos ha llamado gente pidiendo que se le redujese la cuota, que tenía que abrocharse el cinturón y donar algo menos. Pero siguen siendo socios, y eso es un síntoma de que, a pesar de todos los problemas, queremos seguir ayudando a los que lo pasan mal", concluye Pino.