Publicado: 03.02.2014 11:19 |Actualizado: 03.02.2014 11:19

El Gobierno sube un 18% el precio de la parte fija de la electricidad y baja un 6% la variable, según Facua

La organización de consumidores denuncia que la factura se ha encarecido un 35,1% en los últimos cinco años para el usuario medio.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Facua Consumidores en Acción ha informado que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha subido para el primer trimestre del año un 17,9% el término de potencia del recibo de la luz (término fijo) y ha bajado un 6,9% el de energía eléctrica (término variable) en las tarifas que desde el mes pasado denomina Precios Voluntarios para el Pequeño Consumidor, sustituyendo a la Tarifa de Último Recurso (TUR).

Con la resolución publicada este sábado 1 de febrero en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el precio del kilovatio (kW) de potencia contratada ha pasado de los 2,97 euros mensuales en los que se había fijado desde agosto de 2013 a 3,50 euros mensuales, más el 27,19% de impuestos indirectos. En cuanto a la energía consumida, pasa de los 0,133295 euros por kilovatio hora (kWh) establecidos este enero a 0,124107, una tarifa casi idéntica a la que el Gobierno estableció en agosto del año pasado para después subirla un 6,6% en cinco meses.

La otra gran organización de consumidores, la OCU critica que "la enésima subida" de la luz afecta de manera desigual a los consumidores y "golpea a quien consume poco".

En un comunicado, la asociación señala que el cambio en la parte del precio que controla el Gobierno sitúa como "los grandes perjudicados" a los que consumen poco, así como segundas residencias y viviendas vacías.

Para combatir esta subida, la OCU recomienda revisar la potencia contratada, ya que bajarla cuesta 10 euros y puede suponer un ahorro de 54 euros al año por cada kW de menos.

Según los análisis de Facua, un usuario "medio" con 4,4 kW de potencia contratada y 366 kWh de consumo mensual, pasará a pagar con las nuevas tarifas 77,38 euros mensuales, impuestos indirectos incluidos, lo mismo que abonaba con las tarifas vigentes entre octubre y diciembre del año pasado. Por su parte, un usuario con 4,4 kW y un consumo de 250 kWh mensuales abonará 59,07 euros, el mismo importe que con las tarifas fijadas este enero y 0,95 euros al mes más, un 1,6%, que los 58,12 euros que suponían con las publicadas en el BOE en octubre de 2013.

La organización ha denunciado que la factura se ha encarecido un 35,1% en los últimos cinco años para el usuario medio. Con las tarifas fijadas en el primer semestre de 2009, el recibo representaba 57,29 euros mensuales, impuestos indirectos incluidos, y hoy asciende a 77,38 euros. En diez años, la subida ha sido del 75,4%; con los tarifas vigentes durante todo 2004, el usuario medio abonaba 44,11 euros.

Por esta razón, Facua ha vuelto a reclamar que el Gobierno modifique "de una vez" el sistema para la fijación de las tarifas eléctricas, "que favorece la especulación con un suministro esencia". Así, ha demandado que el sistema deje de basarse en la "opaca" subasta del sector para establecer un precio regulado basado en el coste real de la producción energética, exigiendo una auditoría "histórica" del déficit de tarifa.

El pasado diciembre la asociación denunció al Ejecutivo ante la Comisión Europea por incumplir la directiva sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad. En la denuncia, de la que acaba de acusar recibo Bruselas, Facua expone que el Gobierno no protege al consumidor y añade que cada año "aumenta el número de familias excluidas del suministro energético, en contra de los mandatos de la directiva".

El Gobierno está diseñando un nuevo sistema para las subastas eléctricas que "dé mayor estabilidad a los precios" y contribuya "a que el coste total del sistema pueda ser inferior a lo que ha sido hasta ahora", según ha señalado hoy el ministro de Industria, José Manuel Soria."El sistema de subastas como lo conocemos hasta ahora es un sistema ya superado. Comporta unos costes en cobertura de precios que suponen un gasto adicional que va directamente repercutido a la factura eléctrica", ha afirmado Soria, tras su intervención en el Congreso de la Asociación Española para la Economía Energética. El titular de Industria ha reconocido que se están estudiando las propuestas de las empresas eléctricas sobre cómo debe ser este nuevo mecanismo para fijar el coste del componente energético de la factura eléctrica regulada. El ministro ha afirmado que se están analizando propuestas de las eléctricas, pero también de operadores financieros y que va a tener en cuenta a consumidores y comercializadores, con los que se está reuniendo.

En cuanto a la evolución de la factura eléctrica en los últimos años, Soria ha insistido en que "la evidencia empírica" señala que entre el año 2004 y el 2011 la electricidad subió un 63,2%, mientras que entre 2012 y 2013 para una familia media de dos hijos la subida es del 2,9% y solo mirando 2013 "habría bajado un 3,7%". No obstante, Soria ha señalado que es una carga importante en el presupuesto de las familias y uno de los determinantes más importantes en la competitividad de las economías.