Público
Público

El Gobierno vasco dice que es más importante que ETA repudie sus actos que pida perdón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de Comunicación del Gobierno Vasco, Andoni Unzalu, ha considerado hoy que es más importante exigir a los terroristas que repudien sus acciones para avanzar hacia su reinserción democrática que reclamarles que pidan perdón a las víctimas.

En una conferencia impartida dentro de unas jornadas tituladas "Bakea Bidean" (En el camino de la paz), organizadas por la Fundación Leizaola y celebradas en Leioa (Vizcaya), Unzalu ha rechazado que los miembros de ETA deban pedir perdón a sus víctimas porque ello requeriría "forzar a esa persona a aceptarlo".

Ha opinado que, tras el anuncio de ETA del cese de su actividad, Euskadi debe "liquidar la ideología totalitaria que convirtió en terroristas a jóvenes que no lo eran" y, por ello, ha opinado, "se debe requerir a los terroristas que rechacen lo que hicieron" y que caminen hacia su integración en la democracia.

Ha criticado la conferencia desarrollada en San Sebastián el pasado mes de octubre con observadores internacionales, tres días antes de que ETA anunciase el "cese definitivo de su actividad armada".

Ha calificado esa conferencia de "el teatrillo de Aiete" -el palacio donostiarra donde se celebró el acto- porque en ella, en su opinión, sectores nacionalistas vascos plantearon sus tesis políticas como únicas y trataron de condicionar así el final del terrorismo.

Según Unzalu, los vascos no pueden dejar al nacionalismo que "pase bandeja" y saque réditos del fin de ETA.

Para el secretario de Comunicación del Gobierno Vasco, la nueva etapa de libertad para Euskadi debe asentarse sobre la superación del problema de las identidades de nacionalistas y no nacionalistas vascos, hasta lograr un acuerdo en el que todos deben ceder parte de sus planteamientos para garantizar una convivencia democrática estable.

En este momento, ha añadido, el final de ETA ha "destaponado" este debate político y se deberá discutir sobre la distribución territorial del poder del Estado e incluso hablar de cambios constitucionales, ha considerado.

Unzalu ha opinado que para el Gobierno Vasco "es la hora de la serenidad y la tranquilidad, porque ETA ya no amenaza a nadie" y por ello ha criticado a quienes demandaron más valentía al Ejecutivo de Patxi López.

A su entender, "valentía hacía falta antes, cuando ETA ejercía su amenaza, para no renunciar a la propia opinión y para hablar claro", pero ahora, ha dicho, "es el momento de la prudencia".

Tras la intervención de Unzalu, el representante de la red ciudadana Lokarri, Paul Ríos, ha destacado que ETA, además de "dejar víctimas" por el camino, ha "entorpecido el debate político y ha impedido a los vascos resolver sus problemas de forma normalizada".

Por ello, una vez que los vascos se han quitado "esa mochila de sus espaldas", las instituciones y los partidos deberán hablar sobre el futuro de Euskadi pero a medio o largo plazo, ya que, según ha advertido, la próxima campaña electoral puede alterar esa reflexión.