Público
Público

El Gobierno Vasco no renuncia a la transferencia de prisiones pese a las reticencias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La consejera de Justicia y Administraciones Públicas del Gobierno Vasco, Idoia Mendia, ha reiterado hoy que el Ejecutivo vasco no renuncia a la transferencia completa de la política penitenciaria, pese a las "reticencias" del Ministerio de Interior.

Mendia, que ha respondido a una interpelación de Carlos Urquijo (PP) sobre este traspaso, ha dicho que actualmente ya existe un acuerdo para que la Comunidad autónoma asuma la competencia sobre el personal sanitario y educativo de las prisiones, así como sobre el cumplimiento de las penas alternativas, el desarrollo del tercer grado penitenciario y otras cuestiones como el control telemático de los penados.

La consejera ha explicado que, pese a que no hay una estimación de cuándo se podría producir el traspaso, éste se hará a lo largo de 2010.

Ha destacado que actualmente la población penada en la Comunidad autónoma que cumple su condena con trabajos al servicio de la sociedad o en tercer grado es mayor que la que está ingresada en alguna de las tres prisiones, por lo que esta transferencia es de "calado".

Ha insistido en que el Gobierno Vasco no renuncia a la competencia completa, porque está convencida de que la Comunidad autónoma "gestionaría igual o mejor" la competencia que el Estado.

Mendia ha explicado que el actual Ejecutivo no va a basarse en la política del "todo o nada" en posiciones "maximalistas que no conducen a ninguna parte" y que, además, perjudica a la población reclusa.

Ha hablado de la importancia de que el trabajo en favor de la reinserción de los reclusos comience durante la estancia en prisión, porque muchos tienen un mayor grado de riesgo de exclusión social cuando salen que cuando entran.

Por esto y por el "hacinamiento" y las "malas condiciones" de las tres prisiones vascas ha apostado por potenciar las medidas que permite el reglamento penitenciario, como el régimen abierto, los terceros grados y las salidas terapéuticas para preparar a los presos para su regreso a la sociedad.