Público
Público

El Gobierno ve la Presidencia de la UE como un reto para su papel en el mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno está preparando ya la Presidencia de la UE que ejercerá en el primer semestre de 2010, una responsabilidad que asumirá con el objetivo de fortalecer el papel europeo en el mundo y como un reto para reforzar el liderazgo de España, tanto en el seno de la Unión como fuera de Europa.

En estos términos ha explicado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, los propósitos del Ejecutivo para esta etapa, que en el ámbito organizativo ha dado hoy sus primeros pasos con la reunión en el Palacio de la Moncloa del Comité Organizador de la Presidencia Española de la UE.

En rueda de prensa, De la Vega ha señalado que el semestre será una oportunidad para "poner de relieve la capacidad organizativa de nuestro país" y también "el profundo europeísmo de los españoles".

Servirá, ha enfatizado, para "reforzar el liderazgo, el empuje y la vitalidad de España, dentro y fuera de Europa".

La vicepresidenta ha ratificado que el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tendrá en esa etapa la "presencia" y el "protagonismo" que le corresponden y dirigirá todas las actuaciones para lograr las metas propuestas.

Los ciudadanos europeos serán, ha proclamado, el "gran objetivo" de la Presidencia de España, para que la Unión Europea se acerque a sus preocupaciones "reales".

"Para ellos queremos una Europa más social, con más derechos, con más protección y más igualitaria en la que hombres y mujeres participen de las mismas las oportunidades", ha resumido.

Según De la Vega, la UE tiene que afrontar de forma unida y eficaz problemas comunes como la crisis económica, la inmigración, el cambio climático o la dependencia energética.

En este último ámbito, ha recordado que el presidente electo de EEUU, Barack Obama, ha reconocido que España es un buen ejemplo de inversión en energías renovables.

María Teresa Fernández de la Vega ha remarcado que la voz "de paz, bienestar y respeto a la ley" de la UE debe ser escuchada y es preciso lograr que "pese cada vez con más fuerza en la escena internacional".

De hecho, ha anticipado una "intensa actividad" del semestre español con las cumbres UE-América Latina y Caribe, la cumbre con EEUU y con la Unión por el Mediterráneo, y ha pronosticado acuerdos de asociación con Mercosur, la Comunidad Andina y Centroamérica, con una atención "relevante" a Marruecos.

Uno de los elementos sustanciales de la etapa presidencial será la aplicación del Tratado de Lisboa, además con un nuevo Parlamento que se elegirá este año y una nueva Comisión.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que ha comparecido junto la vicepresidenta, no vería como un obstáculo para la labor española que Irlanda no lo ratificara en el próximo otoño.

En ese caso, "lo único que cambiará será la manera de actuación a nivel institucional, pero los objetivos sustanciales van a seguir manteniéndose", ha apuntado.

Otra clave de la etapa será la cooperación y coordinación con el presidente estable del Consejo y con el alto representante para la Política Exterior y de Seguridad común.

El nuevo sistema de "trío de presidencias" hará que España forme equipo con Bélgica y Hungría, a partir del 1 de enero de 2010 y hasta junio de 2011, y por ello el Ejecutivo ya está trabajando con ambos países a través de un órgano permanente.