Público
Público

El Gobierno tiene vetada la información sobre el alojamiento de Corinna en instalaciones públicas

La vicepresidenta asegura que el uso exclusivo de las instalaciones de Patrimonio Nacional que haga la Jefatura del Estado se sale de sus competencias. El presupuesto de Patrimonio en 2013 asciende a 26,6 millones, incluidos los gastos de la Familia Re

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Con el argumento bien preparado, la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría desplegó una pormenorizada exposición sobre la ley de Patrimonio Nacional en respuesta a la pregunta sobre el uso de la casa La Angorrilla por parte de Corinna zu Sayn-Wittgenstein durante cuatro años y como residencia habitual cuando visitaba España.

La normativa, según ha informado la vicepresidenta y portavoz del Gobierno en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, impide al Ejecutivo tener datos sobre el patrimonio 'exclusivamente afecto' al uso de la Jefatura de Estado, unos bienes cuya conservación, sin embargo, los españoles financiamos a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) al igual que la del resto del patrimonio nacional. Además, el montante público destinado anualmente a la Casa Real en los Presupuestos no se destina a los gastos de ese uso exclusivo que la Familia Real haga de los bienes históricos, sino que aquéllos se detraen del presupuesto destinado a Patrimonio Nacional cada año (cerca de 27 millones para 2013).

La finca La Angorrilla, situada en el monte de El Pardo (perteneciente a Patrimonio Nacional), sólo tiene un acceso por el Palacio de la Zarzuela y, según los vecinos de la cercana colonia madrileña de Mingorrubio (entrevistados por la cadena 13TV, que desveló la información), fue utilizada por la autodenominada 'amiga entrañable' del rey durante esos cuatro años y reformada y adecuada con el presupuesto de Patrimonio Nacional para uso exclusivo de la alemana y su hijo.

Fuentes del Ejecutivo han señalado posteriormente, y sin precisar mucho, que el director del CNI, Félix Sanz, comparecerá en el Congreso, en el marco de la Comisión de Secretos Oficiales -a puerta cerrada-, para explicar a los grupos parlamentarios la relación de Corinna zu Sayn-Wittgenstein con el Ejecutivo y la Jefatura del Estado hasta donde pueda llegar como jefe del Centro Nacional de Inteligencia, dependiente del Ministerio de la Presidencia. Esto no incluiría los gastos que la alemana supuso para el erario.