Público
Público

El Gobierno vigilará la venta de Marsans

De la Vega advierte de que la empresa debe "garantizar los derechos de los trabajadores"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno asegura que pondrá a Viajes Marsans bajo la lupa. El Ejecutivo advirtió ayer al jefe de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, y a su socio en Marsans, Gonzalo Pascual, que está 'vigilando' de cerca las operaciones que realizan con la compañía. El miércoles se la vendieron al liquidador de empresas Ángel de Cabo, que asume la deuda de Marsans y Teinver (dueña de los hoteles Hotetur, la empresa de servicios en aeropuertos Newco y la cerrada Air Comet) a cambio de quedarse estas sociedades con problemas.

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Gobierno 'sigue y vigila' a las empresas en dificultades como el caso concreto de Marsans, 'para garantizar los derechos de los trabajadores'. La actitud de la vicepresidenta fue especialmente desafiante y rotunda, teniendo en cuenta que se le preguntaba por una operación de carácter privado. Sin embargo, De la Vega no quiso dejar escapar la oportunidad de enviar esta advertencia al presidente de la patronal, al que muchos en el seno del Gobierno acusan de haber boicoteado estos días las conversaciones del Diálogo Social y la posibilidad de un pacto para la reforma laboral.

Directivos del grupoinstan ya a hacer listas voluntariaspara un ERE

De la Vega aclaró que los 'órganos competentes del Estado' son los encargados de vigilar este tipo de operaciones. Aunque parece que el único órgano estatal que podría entrar a fiscalizar algo en la etapa que se abre ahora para Marsans es el Ministerio de Trabajo, ya que se prevé un expediente de regulación de empleo (ERE). Se lo dejó claro al comité de empresa el miércoles el nuevo director general de Marsans, Iván Losada (hasta hace algo más de un mes el intermediario que buscaba un comprador para la agencia de viajes), al hablar de 'reestructuración'.

El nuevo dueño, que ha comprado la parte más importante del imperio de Díaz Ferrán a través de una sociedad instrumental denominada Posibilitumm, no ha concretado aún el recorte, ni tampoco ha transmitido la decisión a la plantilla.

Pero, a pesar de ello, directivos de Marsans (que ya estaban con Díaz Ferrán y Pascual) han instado estos dos últimos días a sus empleados a que se apunten a una lista de voluntarios si no les importa salir si hay un ERE, según fuentes del comité de empresa. Este hecho ha indignado al comité, que ayer mismo envió un correo interno a los trabajadores para pedirles que no se inscriban en ninguna lista porque aún no hay una decisión concreta y eso les puede perjudicar en un estadio tan preliminar como el actual.

Por su parte, Posibilitumm, el vehículo empresarial del nuevo dueño, asegura que 'la prioridad pasa por recuperar de forma inmediata la actividad comercial'.

El comité pide a la plantilla que no se apunte porque no hay una decisión

Sin embargo, los empleados se esperan el ERE. De hecho, en muchos casos, 'la gente piensa que mejor que haya un ERE rápido para poderse ir; muchos trabajadores ya no quieren aguantar', señala una empleada de una oficina del País Vasco. No duda en afirmar que 'de Guatemala, hemos ido a Guatepeor' y añade que 'la situación da miedo'.

UGT, el sindicato que pidió al Gobierno que interviniese para salvar los 4.000 empleos de Marsans (ahora ya rondan los 3.000), ha dicho que la compra de Marsans le genera 'muchas dudas'.

Por otro lado, al menos cinco empresas, entre ellas, Mapatours o Ricoh, mantienen su petición al juez de que Marsans entre en concurso de acreedores (antes suspensión de pagos) obligatorio. Para evitarlo, la agencia pidió concurso voluntario el jueves, aún por admitir a trámite.