Público
Público

El Gobierno y Bruselas chocan por los nuevos ajustes para 2012

La Comisión Europea pide rebajar las cotizaciones sociales y subir el IVA y los impuestos sobre la energía. Salgado no ve viables estas recomendaciones "a corto plazo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Europea puso ayer un nuevo peso en la balanza que persigue el equilibrio entre la austeridad de las cuentas públicas y el crecimiento de la economía. Según Bruselas, España debe poner en marcha dos nuevas medidas el año que viene: primero, una rebaja de las cotizaciones a la Seguridad Social y, segundo, que esta sea compensada con el aumento de impuestos. Reducir las cotizaciones servirá para recuperar parte de la competitividad perdida desde la entrada en la zona euro, según Bruselas, que asegura que la pérdida de ingresos se puede compensar subiendo el IVA y los impuestos sobre la energía.

El Ejecutivo comunitario presentó estas dos propuestas dirigidas al Gobierno dentro de las recomendaciones que pretenden que los 27 países de la UE no se desvíen de la reducción de déficit comprometida para los próximos años. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, las rechazó tajantemente recordando el claro compromiso de España con el saneamiento de las cuentas públicas, reconocido en repetidas ocasiones por los dirigentes europeos. 'Esa recomendación no la vamos a seguir en el corto plazo', aseguró. 'Dentro de no sé cuantas legislaturas, cuando las reformas estén produciendo sus efectos, será ocasión de ver qué dice la Comisión Europea', zanjó.

La Comisión recomienda fijar un techo de gasto autonómico

Este choque entre el Gobierno y Bruselas no se centra en la mera conveniencia de dos medidas concretas, sino que revela una diferencia hasta ahora inédita en cuanto a la receta para salir de la crisis. Desde el inicio de la crisis, el Gobierno ha asumido las recomendaciones de las instituciones europeas en cuanto a la austeridad, pero las presentadas ayer por la Comisión son 'inoportunas' porque ponen en riesgo el crecimiento y 'en este momento' es imprescindible reactivar el consumo, según Salgado.

Si la prioridad es 'dinamizar' la demanda interna, no es posible subir el IVA o los impuestos sobre la energía con el objetivo de compensar la pérdida de ingresos por la reducción de las cotizaciones. 'No nos parece razonable una reducción de cotizaciones sociales, porque sirven para pagar futuras pensiones', añadió la vicepresidenta. Fuentes del Gobierno recordaron ayer que subir el IVA repercutiría sobre la inflación y podría desem-bocar en un aumento de los salarios, contrarrestando el efecto que se pretende lograr con una reducción de las cotizaciones que ya se intentó en 1995 sin claros efectos.

Sin embargo, la Comisión asegura que las tasas a los hidrocarburos son 'bajas' y que el tipo medio de los impuestos indirectos está entre los más bajos de la UE pese a la subida de dos puntos del IVA, en vigor desde el año pasado. Estas recomendaciones podrían explicar la clara divergencia entre la previsión de crecimiento entre Bruselas y el Gobierno, un desfase de medio punto para este año y casi uno para el que viene.

El PP aplaude la idea de reducir las cotizaciones sociales

El portavoz económico del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, guardó silencio sobre la propuesta de la Comisión de subir el IVA, una medida opuesta a las peticiones de su partido. Montoro sí aplaudió la rebaja de las cotizaciones, ya que el actual esquema es 'muy gravoso sobre el empleo' y se mostró partidario de buscar nuevas fórmulas para financiar las pensiones, aunque sin precisar cuales.

Entre las demás recomendaciones de Bruselas se encuentra la introducción de un techo de gasto autonómico para sumar a la lucha contra el déficit a las administraciones a todos los niveles. Según el Ejecutivo comunitario, el incumplimiento de 'numerosas' autonomías de los objetivos para 2010, 'incluyendo a Cataluña', supone un 'riesgo adicional' para el cumplimiento de la reducción comprometida con la UE. Además, exige la reducción de las trabas burocráticas que encuentran los emprendedores y el adelgazamiento del poder de los colegios profesionales para fomentar la competencia y liberalizar sectores.

Sobre el sector financiero, Bruselas anima al Gobierno a completar el proceso de reestructuración de las cajas pero le pide que despeje dos dudas: la reforma debería abordar 'los problemas creados por la implicación de las autoridades locales en el gobierno' de las entidades y advierte de que las llamadas fusiones frías 'dan alas a la incertidumbre acerca de una reestructuración rápida y eficiente'.

Además de España, el resto de países han recibido recomendaciones, que deberán ser debatidas por los 27 gobiernos. A Alemania, Bruselas le exige que acabe con 'las deficiencias estructurales' de sus cajas de ahorros, muchas de ellas inviables pese a haber recibido 40.000 millones. A Francia, le pide que reduzca la temporalidad de los contratos y facilite el acceso al trabajo a los jóvenes, mientras que Italia debe acelerar la reducción de su déficit y su deuda pública.

Trabajo más barato. La rebaja de las cotizaciones ayudará a España a recuperar competitividad, según la Comisión, que describe un retroceso constante en este capítulo desde la entrada en el euro.

Subir el IVA y los impuestos energéticos, para compensar la pérdida de ingresos de la Seguridad Social.

Techo de gasto autonómico. La Comisión critica que algunas comunidades, como Catalunya, hayan incumplido el objetivo para 2010 y advierte de que no fijar un tope es un 'riesgo' para la consolidación de las cuentas públicas.

Menos poder local en las cajas de ahorros. Según los técnicos comunitarios, la reestructuración del sector financiero no ha limitado suficientemente el poder de los gobiernos locales en la gestión de las entidades.