Público
Público

Gobierno y Congreso de EEUU pactan un plan urgente de medidas contra la crisis

Pese a que los detalles del acuerdo aún no han sido cerrado, se trabaja con el fin de, entre otros aspectos, permitir a la banca deshacerse de sus activos dañados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de EEUU, la Reserva Federal y el Congreso se han unido para lanzar el paquete de medidas más importante para contener la crisis esconómica. El eje central será permitir a la banca deshacerse de sus activos dañados.

El acuerdo, forjado en una breve reunión en el despacho de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, es el último paso del Gobierno para mitigar una crisis que ha provocado el descalabro de los mercados mundiales y ha puesto en peligro la supervivencia de grandes instituciones financieras.

El banco de inversión Lehman Brothers tuvo que solicitar la quiebra el pasado lunes, Merrill Lynch fue vendida a bajo precio al Bank of America, y la aseguradora AIG, la mayor del país, fue intervenida por la Reserva Federal.

Precisamente ayer, la Reserva Federal junto con los otros cinco principales bancos centrales del mundo, se vieron obligados a inyectar 180.000 millones de dólares en el sistema financiero internacional.

'La raíz de las turbulencias en los mercados de capitales se encuentra en la corrección que ha sufrido el mercado inmobiliario y en lo que está pasando con la caída de los precios de las casas', ha comentado el secretario del Tesoro, Henry Paulson, en una breve intervención tras la reunión.

'Por tanto nos hemos unido para trabajar en una solución expeditiva dirigida al corazón de este problema, como es la falta de liquidez de los activos de las instituciones financieras', ha agregado.

El presidente de la Reserva Federal ha señalado al término de la reuniónque 'esperamos trabajar con el Congreso para resolver la crisis financiera y conseguir que nuestra economía funcione de nuevo'.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha asegurado por su parte que el 'tiempo es crucial' en el diseño de este paquete de medidas, y que el acuerdo podría quedar completamente cerrado en las próximas horas.

El presidente del Comité de Banca del Senado, el demócrata Christopher Dodd, confía en que el paquete de medidas sea el 'tema central' de la reunión que celebrará esa entidad el martes, aunque no sabe todavía cual será el contenido final del plan.

Para The Wall Street Journal, el plan de medidas podría suponer la mayor intervención pública en los mercados de capitales desde la Gran Depresión de 1929.

Dodd ha asegurado que en los 28 años que lleva en el Senado, y los 34 en el Congreso, nunca ha habido un momento 'tan grave' como este.

A pesar de que no han trascendido los detalles del paquete que está sobre la mesa, según el diario The Wall Street Journal, la medida principal sería la creación de una agencia gubernamental que pueda comprar los activos dañados a la banca, y que ahora mismo ni pueden vender en los mercados.

El tamaño que cobraría esta entidad sería de varios cientos de miles de millones de dólares.

El diario financiero matiza que esta nueva agencia guardaría algunas similitudes, pero no sería idéntica, a la que se creó durante la crisis de las cajas de ahorros a finales de los 80, y que se denominó Resolution Trust Corporation.

En lugar de tomar los activos dañados de los bancos quebrados, la nueva entidad compraría los activos de todas las entidades, incluso las saneadas, con un precio de descuento, para después venderlos en subasta en los mercados.

La noticia sobre la posible constitución de esta entidad infundió nuevos bríos a la bolsa de Nueva York, que ayer cerró con una subida de 410 puntos, la mayor en seis años.

Otra de las propuestas que están sobre la mesa de negociación del Congreso, el Gobierno y la Reserva Federal es crear un sistema de seguros para las inversiones en los mercados monetarios, similar al seguro de depósito que existen para las cuentas bancarias comunes.

Esta medida iría dirigida a frenar la salida precipitada de los mercados de aquellos inversores que cuentan incluso con activos de bajo riesgo, y entre los que ya ha comenzado a cundir el pánico.

Además, según The Wall Street Journal, la Comisión de Valores estadounidense estaría preparando una prohibición temporal de la 'venta al descubierto' de valores, una práctica que permite a los inversores vender incluso valores prestados que no poseen.