Público
Público

Gobierno y secuestradores reanudan las negociaciones para liberar 46 rehenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades filipinas y el grupo de secuestradores que retiene a 46 personas desde hace tres días volvieron hoy a retomar las negociaciones para liberar a todos los rehenes en el sur del país.

El jefe del equipo negociador gubernamental, Alfredo Perez, comentó a los periodistas que espera poder solucionar el secuestro a lo largo del domingo.

Perez había anunciado el sábado que los cautivos saldrían libres esta mañana, lo que no ha ocurrido.

La autoridades de la provincia de Agusan del Sur, donde tiene lugar el secuestro, encargaron a Perez tomar el peso de las negociaciones y reemplazar a Josefina Bajada, porque conocía personalmente al jefe de los captores.

Ondo Perez, que se apellida igual que el negociador del Gobierno aunque no sean de la misma familia, comanda a la veintena de pistoleros que armados con rifles automáticos y pistolas se han atrincherado en una zona boscosa de un monte a dos kilómetros de la población más cercana en la jurisdicción de Prosperidad, en Agusan del Sur.

Los captores exigen, fundamentalmente, que sean retirados los cargos de asesinato y robo que pesan sobre ellos y que sea disuelta una banda rival, para lo que dieron una semana.

El secuestro se originó el jueves pasado cuando las fuerzas de seguridad fueron a detener a Perez y a sus correligionarios por asesinar el pasado febrero a seis familiares de Joel Tubay, jefe del clan rival.

La banda huyó y por el camino secuestró a escolares, profesores y aldeanos hasta conseguir 75 "escudos humanos", y entonces se parapetó en el monte y comenzó a negociar con un comité de crisis creado para ello.

Los secuestradores liberaron el primer día a todos los niños y las personas mayores y al día siguiente a casi todas las mujeres y a los rehenes con circunstancias personales especiales, para quedarse con 46 personas.

Una tropa de 400 soldados y policías rodea a los secuestradores con planes para liberar por la fuerza a los rehenes cuando las autoridades den la orden.