Público
Público

El Gobierno y los sindicatos se reencuentran en un clima frío

No hay calendario para abordar la reforma de las políticas activas de empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Esto no es Diálogo Social'. Los sindicatos no quieren dejar lugar a dudas: la reunión que mantuvieron ayer con la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, era tan sólo una toma de contacto y no supone el abandono de sus exigencias. El tema del día era la reforma de las políticas activas de empleo, a la que el Gobierno da máxima prioridad en su nueva agenda social, pero el encuentro concluyó sin resultados significativos e, incluso, sin un calendario de reuniones.

La cita tuvo lugar ayer por la mañana en el Ministerio de Trabajo. Se trataba del primer encuentro entre Gobierno, CCOO y UGT después de la huelga general del 29 de septiembre. La ansiada foto de sindicatos y Gobierno juntos no se produjo o, al menos, los representantes sindicales evitaron posar al lado de la secretaria de Estado de Empleo. Por parte de UGT acudieron el secretario de Acción Sindical, Toni Ferrer, y la secretaria de Igualdad, Almudena Fontecha, mientras que los interlocutores de CCOO fueron el secretario de Acción Sindical, Ramón Górriz, y la secretaria de Empleo y Migraciones, Paloma López.

'Hay que dejar claro que la reunión de hoy no es la reanudación del Diálogo Social', subrayó Górriz, que aseguró que los resultados que buscaban con la huelga general siguen sobre la mesa, lo que hace que el conflicto social 'siga abierto'. Los secretarios de CCOO y UGT pidieron una vez más la retirada del núcleo duro de la reforma laboral, así como la renuncia al alargamiento de la vida laboral y a la congelación de las pensiones como condición indispensable para reanudar el Diálogo Social. Los representantes sindicales entregaron a Rodríguez el documento que contiene sus alternativas económicas y sociales y que ya presentaron los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.

A la espera del documento

Los sindicatos esperan ahora que el Gobierno les haga llegar un documento en el que concrete sus ideas sobre la reforma de las políticas activas. A partir de ahí, están dispuestos a acudir a las convocatorias que les haga llegar el ministerio, aunque son escépticos. 'Los presupuestos del año que viene reducen un 5,5% la partida para políticas activas', recordó Ferrer.

La secretaria de Estado de Empleo admitió que el encuentro había sido un 'primer contacto' con los sindicatos para abordar una prioridad del Gobierno como es la reforma de las políticas activas. Una reforma que girará sobre la mejora de la atención a las personas en desempleo, la orientación de los parados a sectores emergentes o la combinación de los servicios públicos con las agencias privadas. En cuanto a la posición sindical, Rodríguez dijo que la reforma abre 'un campo de juego' en el que hay margen para hablar.