Público
Público

Los gobiernos se preparan para ayudar a los bancos que suspendan los test

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los gobiernos de la UE se preparan para volver a ayudar con dinero público a los bancos que suspendan los resultados de los test de resistencia que se están efectuando actualmente a 91 entidades europeas, entre ellas 8 bancos y 19 cajas de ahorro españoles, y que se publicarán el próximo 23 de julio.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, adelantó hoy su convencimiento de que el sector bancario europeo mostrará que es, en términos generales, "fuerte y resistente".

No obstante, admitió que los llamados test de estrés podrían dejar al descubierto algunos casos de vulnerabilidad.

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE acordaron hoy actuar con "la máxima transparencia" y pusieron a punto las modalidades de publicación coordinada de los test, según anunció en rueda de prensa el nuevo presidente de turno del Consejo Ecofin, el belga Didier Reynders.

Por su parte, Rehn recomendó que, en caso de que aparezcan debilidades en términos de capitalización o solvencia, las entidades afectadas recurran a sus accionistas o al mercado.

Si no fuera posible, entrarían en juego los fondos nacionales creados ya al efecto, y sólo si estos fueran insuficientes los bancos podrían recurrir a los instrumentos europeos de estabilización financiera, pero en el marco de un programa de asistencia y reforma para el conjunto del país, sujeto por ello a estrictas condiciones.

El comisario se mostró convencido de que no será necesario en ningún caso recurrir a la ayuda europea.

Dejó claro que cualquier recapitalización con dinero público deberá ser autorizada por la Comisión Europea, algo que Bruselas puede tramitar muy rápidamente aplicando la legislación adoptada tras la bancarrota de Lehman Brothers.

La intención es que los gobiernos anuncien la posibilidad de "emplear instrumentos de dinero público" al mismo tiempo que los resultados de las pruebas de resistencia, el 23 de julio, conscientes de las dificultades que tendrían las entidades dañadas para cubrir sus necesidades de capital en el mercado, según explicó la ministra de Economía y Hacienda española, Elena Salgado.

Salgado planea solicitar una prórroga del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a la Comisión Europea antes de ese día, como medida de precaución para hacer frente a las posibles necesidades de recapitalización que pudieran ser detectadas en las entidades españolas.

Salgado aseguró que el Ejecutivo comunitario aprobará "de manera inmediata" la extensión del FROB, que expiró el pasado 30 de junio, aunque no precisó por cuánto tiempo, que en todo caso sería "limitado".

De todos modos, la ministra dijo confiar en la buena salud del sistema financiero español, especialmente después de las inyecciones de capital efectuadas durante la reciente reestructuración de cajas de ahorro, y criticó las estimaciones efectuadas por algunos analistas, que consideró "de todo punto exageradas".

La ministra aseguró que "el FROB (dotado con hasta 99.000 millones de euros) es varias veces sobrante (para hacer frente a esas necesidades). Por lo tanto, va a ser necesaria una cantidad muy inferior" a las que han circulado.

Los Veintisiete acordaron hoy durante la reunión del Ecofin cómo se publicará la información recabada por el Comité de Supervisores Bancarios Europeos (CEBS), con sede en Londres, durante la realización de estas pruebas.

Cada entidad examinada publicará su resultado, mientras que las autoridades supervisoras nacionales difundirán una evaluación sobre la situación en cada país y el CEBS se reservará el análisis del conjunto de todo el sistema bancario europeo.

En el caso español, como el Banco de España decidió ampliar el examen al 95% del sector (respecto al 65% de media a nivel europeo) y las entidades analizadas son muchas, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) y la Asociación Española de Banca (AEB) harán sendas publicaciones para facilitar el trabajo a los analistas.

Las variables que serán publicadas son el núcleo duro de los fondos propios, los activos ponderados por riesgo, las pérdidas en activos financieros (distinguiendo entre hogares y empresas), otras pérdidas, los activos de capital resultante después de las ayudas públicas recibidas y la exposición a activos de deuda soberana en su balance, según la ministra.

Salgado añadió que, en el caso de España, algunos de esos datos aparecerán más detallados, como por ejemplo la exposición a la deuda de las familias, donde se distinguirá entre créditos al consumo e hipotecarios, en un intento adicional de transparencia.

Fuentes diplomáticas explicaron que, dos semanas más tarde, algunos países difundirán información sobre la solvencia de las filiales de algunos de los grupos bancarios trasnacionales analizados.