Público
Público

Los golpistas bloquean un acuerdo en Honduras

El regreso al poder de Zelaya se convierte en el principal escollo del conflicto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Honduras continuará en los próximos días inmersa en una severa crisis política. Las conversaciones en Costa Rica entre golpistas y autoridades derrocadas se encuentran atascadas ante la negativa de Micheletti de permitir el regreso de Zelaya.

A pesar a la condena y presión de la comunidad internacional, la comisión nombrada por el presidente de facto, Roberto Micheletti, se mantiene aferrada a la postura de que el presidente Manuel Zelaya, electo en los elecciones de 2005, 'nunca será restituido'.

En la otra acera, un miembro de la delegación del presidente derrocado señaló que los negociadores golpistas 'son soberbios' y bloquean las condiciones para establecer un punto de partida que conlleve la pronta solución de la crisis.

Para despejar la situación, el presidente costarricense y mediador en este conflicto, Óscar Arias, ha decidido crear tres comisiones, una por cada gobierno.

Micheletti, que regresó a Honduras el jueves, aseguró ayer en Tegucigalpa que está de acuerdo con el regreso de Zelaya, 'pero para ir a los tribunales'. El presidente Zelaya aceptó la invitación del presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, y ayer llegó a Santo Domingo donde reiteró que 'en los próximos días volveré a mi país'. Su canciller, Patricia Rodas, manifestó en San José que solamente se abrirá la negociación si los golpistas aceptan 'el retorno del mandatario al poder'.

Pese a la insistencia de Micheletti de que en Honduras se ha producido 'una transición constitucional', Óscar Arias remarcó ayer que el domingo pasado las Fuerzas Armadas ejecutaron un golpe de Estado. 'Para los ojos del mundo entero, sin excepciones, se rompió el orden constitucional y para no usar eufemismos, eso se llama golpe de Estado', dijo el mediador.

Si los golpistas recibieron esta declaración como un jarro de agua fría para sus aspiraciones de reconocimiento internacional, los partidarios de Zelaya no ahorraron críticas hacia la labor mediadora del presidente costarricense. 'No está actuando correctamente.

Debería solicitar a los golpistas que renuncien al poder para iniciar la negociación', dijo Jorge Coronado, representante de Costa Rica ante la Alianza Social Continental.

Uno de los delegados de Zelaya en la cumbre, Víctor Meza, confirmó a Público que el diálogo es más complicado de lo esperado 'porque continuamos tratando temas colaterales. Aquí lo más importante es la restitución del presidente para terminar con la crisis'.

Dentro de Honduras, las manifestaciones favorables a Zelaya aumentaron. Al bloqueo de carreteras se sumaron ayer las protestas contra el papel que está desempeñando el cardenal Óscar Andrés Rodríguez y la Conferencia Episcopal hondureña, que anunció su apoyo al golpe de Estado.

Al cruce de descalificaciones se sumó ayer el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. El mandatario venezolano señaló que la administración estadounidense cometió un 'fatídico error' al apoyar la mediación de Óscar Arias. 'Al presidente de facto, a Micheletti tenían que haberle metido preso. Hay una resolución de la OEA, otra de la ONU y de otros bloques. Es un gravísimo error avalar ese diálogo', concluyó Chávez.