Público
Público

"Los golpistas han engañado al mundo"

Carlos Reina, mano derecha de Manuel Zelaya, habla con Público

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Se rompe el Acuerdo San José-Tegucigalpa?

Tras firmar un acuerdo con la que creíamos voluntad de ambas partes de encontrar una salida a la crisis, ha quedado en evidencia que el régimen golpista no tiene ninguna intención de reintegrar al presidente Zelaya. Han engañado al mundo, a la Organización de Estados Americanos, a Naciones Unidas y al pueblo hondureño.

¿Cree que aún queda tiempo para volver a la mesa de diálogo?

Con los golpistas no se puede dialogar, sólo saben dar golpes. ¿Cómo se puede legitimar algo que no es legítimo, a un Gobierno de falsa unidad, algo que no estaba pactado? En estas condiciones, nosotros no tenemos intención de volver a la mesa de diálogo.

¿Cómo ha sido el proceso de constitución de este falso Gobierno de unidad?

La comisión de verificación se instaló el martes. Ese día hicieron circular una carta, una de cuyas copias llegó a Zelaya, demandándole una lista de diez nombres para que Micheletti escogiera. Estaban engañando a la propia comisión de verificación. Nos sentimos insultados. Todos los que conforman el Gobierno son cómplices del golpe. Es una burla. Los golpistas tienen la determinación de no entregar el poder. ¿Cómo vamos a continuar el diálogo con alguien que sólo quiere perpetuar el golpe de Estado?

¿Cuál será la siguiente maniobra de Roberto Micheletti?

No aceptamos la restitución después de las elecciones. Quieren ganar las elecciones con un candidato golpista y que Zelaya haga la transición para legitimar el poder. No lo aceptamos, que quede muy claro. [Reina interpreta, con información de primera mano, que ésta es la estrategia diseñada por quienes apoyan a los golpistas].

¿Qué pasará entonces en la sesión extraordinaria del Congreso que debe votar la restitución de Zelaya?

Son capaces de cualquier cosa. En la sesión con la que legitimaron su golpe de Estado no tenían quórum y llegaron a sentar a camarógrafos. Lo que vote el Congreso, sí o no, es su responsabilidad. Creemos que hay espacio para el sí.