Público
Público

Los golpistas impiden el exilio de Zelaya

El Gobierno de facto rechaza la solictud de salvoconducto para lo que parecía la inminente salida del presidente hacia México

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La salida de Zelaya de Honduras parecía inminente. Pero los golpistas han vuelto a aparecer, esta vez, para impedir que el presidente depuesto pueda abandonar su refugio en la embajada de Brasil en Tegucigalpa para exiliarse en México.

El Gobierno de facto ha anunciado que rechaza 'por improcedente' la solicitud de salvoconducto para la salida de Zelaya. El canciller golpista, Carlos López, achacó la decisión a 'la forma en que había sido (presentada la solicitud), y por la falta de calificación jurídica del tipo de asilo que le iban a dar'.

López confirmó que el Gobierno de México envió esta noche un avión para llevar al depuesto gobernante y su familia hacia ese país, pero que a última hora fue desviado a El Salvador. 'Eso no significa una situación de cierre de parte del Gobierno de la República, estamos en la mejor disposición de examinar (la solicitud) siempre y cuando, desde luego, se cumplan los debidos requisitos', puntualizó.

En consecuencia, el salvoconducto 'quedó abortado en las circunstancias actuales, pero el Gobierno no tiene una negativa en el sentido de considerar una solicitud debidamente formulada', añadió López, sin entrar en detalles sobre los términos de la solicitud mexicana.

El propio mandatario había desmentido las informaciones previas que hablaban de que los golpistas ya le habían concedido el salvoconducto y la documentación necesaria para poder salir de Honduras.

El presidente, en una entrevista a la cadena Telesur, reconoció que había mantenido contactos con gobiernos de otros países para negociar su salida de Honduras, pero no quiso dar detalles sobre su marcha hasta que existieran 'evidencias' documentales del Gobierno 'de facto' que garantice la seguridad necesaria para que mi familia y yo podamos realizar un trámite de esta naturaleza', apuntó.

México ha confirmado que se mantiene 'en conversaciones' con Honduras

A pesar de que fuentes del Gobierno mexicano habían informado a la agencia Reuters de que Zelaya volaría en la la noche del miércoles a México, el presidente depuesto se negó a responder las reiteradas preguntas sobre su destino.

Por su parte, fuentes oficiales del Gobierno mexicano han explicado que se mantienen 'en conversaciones con las autoridades hondureñas' y que sigue realizando 'gestiones para atender una solicitud del presidente de Honduras de ser recibido en México'. Unas gestiones, según un comunicado emitido por la cancillería mexicana que se llevan a cabo 'con el apoyo de países amigos y de algunos actores políticos hondureño [...] para contribuir a la distensión en Honduras, dando un paso positivo hacia la solución de la crisis'.En ningún momento se aclara si se otorgará asilo político a Zelaya.

En su intervención, Zelaya recalcó que su eventual salida de Honduras será 'como presidente legítimo del país', por lo que no aceptará 'marcharse como asilado político'.

'Yo no pido, no solicito, no quiero, no acepto asilo político, absolutamente, de ninguna sociedad de ningún país ni de nadie', afirmó Zelaya a Radio Globo de Tegucigalpa, que inicialmente difundió la versión sobre su salida, de la que se hizo eco el resto de la prensa.

Insistió en que él sigue siendo el presidente legítimo de Honduras y que su mandato termina el 27 de enero de 2010. 'Eso no me limita a mí las posibilidades de poder salir, de poder viajar o poder salir en mi investidura siempre de presidente de los hondureños, pero no es un asilo', enfatizó.


Alrededores de la embajada de Brasil en Tegucigalpa.- EFE

La posible marcha a México del presidente depuesto, quien ha permanecido desde el 21 de septiembre bajo la protección brasileña en Tegucigalpa, fue ratificada por dos fuentes del Gobierno de facto de Honduras, citadas por la agencia EFE,  que pidieron el anonimato.

'El tema ha sido tratado hoy en la Cancillería. La salida del señor Zelaya puede darse en un rato. Hay que ver situaciones de seguridad para su salida. Esperamos que no haya inconveniente, y de de no haberlo saldría hoy', explicó una de las fuentes, al indicar que, en caso de hacerlo, Zelaya viajaría con un salvoconducto a México.

'Yo no pido, no solicito, no quiero, no acepto asilo político'

Sin embargo, el asesor de Zelaya, Rasel Tomé, quien le acompaña en la legación brasileña, declaró que 'no hay nada' en relación a que el depuesto gobernante haya solicitado un salvoconducto para salir del país.

Tomé dijo que Zelaya ha estado manteniendo comunicaciones con otros gobernantes americanos 'para continuar buscando una salida a la crisis' política causada por el golpe de Estado del pasado 28 de junio, entre ellos el de México, Felipe Calderón, sin precisar el contenido de esas conversaciones.

En torno a la embajada de Brasil en Tegucigalpa cerca de una treintena de seguidores zelayistas, tres de los cuales agitan banderas del gobernante Partido Liberal, al que pertenece el depuesto mandatario, y otra del frente de resistencia popular que le apoya, se acercaron para gritar consignas a su favor y contra las fuerzas de seguridad, al tiempo que las fuerzas de seguridad de Honduras aumentaban la vigilancia en edificio diplomático, en cuyos alrededores podían verse también decenas de periodistas.

La seguridad ha aumentado en los alrededores de la embajada brasileña

El portavoz de la Policía Nacional, Orlin Cerrato, explicó que la seguridad se aumentó el número de efectivos policiales y militares en los alrededores de la calle donde se encuentra la legación diplomática 'ante esta situación de violencia' que atraviesa el país.

Cerrato aseguró que la medida 'para nada' tiene que ver con una eventual salida de Zelaya de la Embajada, donde se refugia junto a su esposa, Xiomara Castro, y unas 15 personas más, entre colaboradores, periodistas y seguidores.