Publicado: 03.02.2014 07:51 |Actualizado: 03.02.2014 07:51

González, ante Mas: "En la UE hay un rechazo muy profundo a la independencia de Catalunya"

'Salvados' estrena temporada sentando cara a cara al expresidente del Gobierno socialista y al presidente de la Generalitat para debatir sobre la consulta catalana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, se ha mostrado convencido de que la consulta se hará, "de una forma o de otra y siempre de acuerdo con un marco legal", en tanto que el expresidente del Gobierno Felipe González está convencido de que Mas "nunca incumplirá la legalidad vigente".

Así se han expresado en un "cara a cara" en el primer programa de la nueva temporada de Salvados, que emite La Sexta, moderado por Jordi Évole, donde han debatido sobre la relación Catalunya-España y la consulta soberanista.

Mas ha insistido en que quiere que haya referéndum, en el que votará "sí", aunque ha señalado que su posición como presidente no es hacer campaña por el sí, sino que su "responsabilidad y objetivo" es que se celebre la consulta "de forma correcta" y "pacífica". A poder ser, ha proseguido, de forma acordada con el Gobierno y las instituciones del Estado.

Para Felipe González, "no es posible", "ni deseable" la independencia de Catalunya y, si algún día hubiera que decidir sobre la estructura territorial de España, lo tendrían que decidir todos los españoles, lo que avala la Constitución.

Mas ha apuntado que "una mayoría clara" de catalanes no se sienten representados por esa Constitución y ha precisado que habría que preguntarse por qué el pueblo catalán le ha dado la espalda, cuando en su momento la apoyó "de forma masiva".

González, que ha reconocido "la realidad" de que parte de los catalanes no están conformes con el marco legal, se ha mostrado convencido de que ni Más, ni el pueblo de Catalunya quiere romper la legalidad y le ha recordado que, para cambiar ese marco, hay un "procedimiento previamente aceptado" para cambiar "las reglas de juego".

Mas ha señalado que ese es su "propósito y compromiso" y se ha referido a la iniciativa aprobada en el Parlamento catalán y remitida al Congreso, que pide la cesión de transferencias para poder organizar referendos, así como a la futura ley catalana de consultas.

En su opinión, hay más independentistas que hace unos años por la "regresión en términos autonómicos", incluso "humillante" de los últimos años de Gobierno de José María Aznar y por la sentencia del Tribunal Constitucional, "absolutamente innecesaria y humillante", sobre el Estatut en junio de 2010.

Tras coincidir en que la sentencia supone "un punto de inflexión", González discrepa de algunos dirigentes socialistas en sus declaraciones, que pueden provocar "catalanofobia", aunque esas expresiones puedan conseguir votos fuera de Catalunya.

No tan tajante se ha manifestado Mas, para quien es un "termino abrupto" hablar de si en Catalunya hay "españofobia", aunque ha admitido que "en los sentimientos, las cosas seguramente están muy cruzadas", y en ese contexto se produjo el "no" de Rajoy al pacto fiscal.

El presidente catalán ha reiterado que la posibilidad de diálogo con Rajoy "no existe" y ha precisado que la Constitución no dice que "no se pueda celebrar una consulta", que "se hará de una forma o de otra y siempre de acuerdo con un marco legal", porque la pueden llevar a cabo "negociada y acordada", "de acuerdo con una ley específica del Parlamento catalán" o cuando haya comicios en Catalunya para configurar el Parlamento catalán, que mucha gente "convertirá estas elecciones en una consulta".

A la cuestión sobre qué supondrían unas "elecciones plebiscitarias", González ha dicho que supondría "una catástrofe sin paliativos".

González, que ha dicho que "no" hubiera dicho lo mismo que Rajoy a la propuesta de celebrar una consulta en Catalunya, ha señalado que lo único que le preocupa es la "utilización de un tema de Estado como tema electoral".

González ha dicho a Mas que mantiene contacto con todos los dirigentes de la UE y "están aterrados de pensar que se puede producir una desarticulación territorial interna respecto de los Estados nación que conforman la UE".

Ha asegurado que "por debajo de lo que se ve, en Europa no es que haya una cierta neutralidad y distanciamiento, es que hay una política de rechazo muy profunda".

Para el expresidente, solo dialogando se puede intentar parar que los catalanes intenten irse de España.

Mas, para quien es cierto el aserto de "España nos roba", ha abogado por el respeto a los sentimientos de pertenencia y a los hechos diferenciales, si bien González ha apreciado que el hecho diferencial no tiene que alterar el pacto básico de ciudadanía.