Público
Público

González Páramo dice que una nueva reducción de los tipos podría distorsionar los mercados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El miembro del Comité Ejecutivo del BCE José Manuel González Páramo advirtió hoy de que unos tipos de interés muy bajos pueden "dificultar" y "distorsionar" el funcionamiento de los mercados.

En su intervención en unas jornadas sobre política financiera organizadas por la Oficina Española de la Comisión Europea, González Páramo consideró que los tipos de interés en la zona del euro, actualmente en el 2 por ciento, están actualmente "en el nivel adecuado de acuerdo con el anclaje de las expectativas de inflación".

Añadió que este nivel es el mismo que el mínimo histórico de la historia del BCE, y una nueva reducción debería estar sustanciada por "razones excepcionales".

Aunque admitió que todavía hay algunas situaciones de excepcionalidad, no se debe recurrir a la reducción "por más que otros" bancos centrales la aprueben y hay que tener en cuenta que niveles muy bajos del precio del dinero han contribuido en anteriores ocasiones a crear e "inflar" una "burbuja posterior".

Por eso, insistió, los problemas de desaceleración económica no deben resolverse creando otro problema "cuya cara más fea veríamos años después".

González Páramo insistió en que cuantos más bajos tiene un banco central los tipos de interés más difícil es salir después de esa situación.

Añadió que sólo se sale de esos niveles muy bajos cuando existe la seguridad de que la economía ha abandonado una situación de crecimiento lento o de decrecimiento, y recordó que en la actualidad se acusa a algunos bancos centrales de haber "contribuido" al deterioro económico y a la crisis actual por haber mantenido los tipos muy bajos durante mucho tiempo.

En cualquier caso, recordó que desde el BCE "no nos comprometemos de antemano nunca" sobre las decisiones de política monetaria y se actúa según la información disponible en cada momento.

El miembro del Comité Ejecutivo del BCE, que previamente había insistido en que no hay riesgo de deflación -bajada progresiva y generalizada de precios- en la zona euro a corto plazo, señaló no obstante que sí habrá algunos países del área que registrarán tasas negativas en su IPC a mediados de año.

En cualquier caso señaló que, tras una disminución paulatina del índice de precios en los países del área hasta mitad de año debido al efecto base de la energía, que supondrá una importante "mejora del poder adquisitivo" de los ciudadanos, la inflación de la zona del euro remontará para terminar este ejercicio en niveles "ligeramente inferiores pero cercanos" al 2 por ciento, que es el objetivo que marca el BCE.

Añadió que no es que el BCE "desprecie" la posibilidad de que haya deflación, sino que piensa que es en otros puntos del mundo donde "presiona más" este riesgo.

Aunque insistió en que los riesgos para la estabilidad de precios están "equilibrados" de momento, hay que tener en cuenta que puede haber sorpresas, como que "reboten" los precios de las materias primas por motivos geopolíticos o que aún pueda haber efectos de segunda ronda -traslado de la inflación a otros precios y salarios- de los niveles pasados de elevada inflación.

También señaló que habrá que ver los efectos de las políticas fiscales que se han puesto en marcha para atajar la crisis económica, muchas de las cuales, recordó, no están sujetas al Pacto de Estabilidad y Crecimiento que deben de cumplir los países de la UE.