Público
Público

González Pons dice si Rubalcaba no fuera candidato del PSOE, resolvería el 15-M con "mano izquierda"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El responsable de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha asegurado hoy que si Alfredo Pérez Rubalcaba no fuera el candidato del PSOE en las próximas generales, resolvería las concentraciones de los indignados del 15-M con "mano izquierda".

Pons se ha manifestado en estos términos en declaraciones a Onda Cero recogidas por Efe y en alusión a la carga policial contra los concentrados hoy en Les Corts Valencianes, en donde ha tenido lugar la sesión de constitución de la Cámara para la nueva legislatura.

La Policía ha actuado y ha habido heridos y detenidos, desenlace con el que no está de acuerdo González Pons, según sus palabras.

A su juicio, "se han ido creando problemas de orden público y de salud pública que las Fuerzas de Seguridad del Estado deberían atajar sin violencia", ha dicho.

Sin embargo, "como Rubalcaba ha pasado de ignorarles -a los indignados- a consentir una carga policial", ha dicho, se han saltado "espacios intermedios" de solución.

"El problema", tal y como ha indicado, es que el ministro de Interior es también el candidato de los socialistas en las próximas elecciones generales.

"Sería mejor la mano izquierda, pero para eso Rubalcaba debería ser sólo ministro de Interior, no el candidato", ha sentenciado.

En esta misma línea, ha destacado que "entre no hacer nada" en la Puerta del Sol con los indignados, pese al "problema gravísimo" que han tenido los comercios de la zona, y "las cargas policiales de Valencia o de Barcelona", existen "multitud de espacios intermedios" a los que Rubalcaba ha renunciado por jugarse precisamente la candidatura electoral del PSOE.

"O no hace nada o se le va la mano con la Policía en vez de dedicarse a resolver un problema que empieza ya a ser un problema de todos", ha insistido.

La responsabilidad de la carga policial en Valencia es de la delegada del Gobierno en la comunidad, quien depende de Rubalcaba, y por ello, ha subrayado Pons, la Generalitat no tiene nada que ver.

Si se pide la dimisión de la delegada, es el ministro de Interior y vicepresidente primero el que debe responder.