Público
Público

Un Gordo en tiempo de crisis

La lógica del ahorro dicta que debería reservarse la cuenta corriente para gastos más necesarios que un sorteo, donde las probabilidades de ganar son mínimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sorteo de la lotería siempre ha estado envuelto en mitos y leyendas que, a menudo, están relacionadas con la realidad que se vive en cada momento. Y este año esa realidad viene marcada por la crisis económica.

Al igual que la gente suele confiar su suerte a las fechas de situaciones trágicas, como el accidente de Barajas o el día de los atentados de Nueva York, Madrid o Londres, frente a situaciones desfavorables se tiende a pensar que la lotería es una plausible vía de escape. Por eso, ante la incertidumbre económica, se piensa que todos se lanzarán a las calle en busca del boleto ganador. Pero, ¿realmente la crisis hace comprar más lotería?

La lógica del ahorro dicta que debería reservarse la cuenta corriente para gastos más necesarios que un sorteo, donde las probabilidades de ganar son mínimas. Así lo entiende la Organización Nacional de Loterías y Apuestas del Estado (ONLAE), que cree que la crisis indudablemente va a afectar a los hábitos de consumo de los españoles y, por lo tanto, a la venta de décimos para el Gordo de Navidad.

Aun así, desde la ONLAE no se prevé que se baje la tasa de ventas del año pasado, incluso creen que aumentará, aunque de manera muy poco significativa. Los datos de la organización estatal no se harán oficiales hasta el 21 de diciembre, pero los últimos balances que han analizado las ventas de lotería desde enero a septiembre indican que se ha producido un incremento mínimo del 2,43%, alcanzando casi los 6.000 millones de euros. Esto supone que cada español se ha gastado de media 127,11 euros. 

Por su parte, la tónica dominante dentro del sector de las administraciones es que compre más gente, tentados por la suerte, pero se compren menos décimos. Es decir, que aumente el número de compradores, pero disminuya el número de décimos vendidos por persona.

Xavier Gabriel, el propietario de la administración de lotería más famosa del país, La Bruixa d'Or en Sort, asegura que espera una bajada en las ventas de entre el 5 y el 10%.

El dueño de la bruja más afortunada asegura 'a pesar de lo que podía parecer, la crisis también se está notando en el sector de la lotería y la gente se está gastando menos dinero en décimos que otros años'. Y añade 'la gente está conteniendo el gasto y si antes compraban ocho décimos ahora compran seis'.

Gabriel ha aclarado que las largas colas que se forman en su establecimiento de Sort desde mediados de año no han bajado, sino que se han incrementado en un 20% aproximadamente. No obstante, el volumen total de ventas es similar al de otros años.

'Este año necesitamos 120 personas para conseguir que gasten lo mismo que gastaban el año pasado 100 clientes', ha concretado el lotero catalán.

Por eso Xavier confía que el fenómeno que se produce este año, es decir el de los compradores que antes no jugaban a la lotería y ahora lo hacen por la crisis, supla el déficit de gasto de los compradores habituales.

En cuanto a la venta por provincias, de momento todo indica el aumento ya citado por la ONLAE en todas las ciudades menos en la capital, donde se calcula que un 25% de los madrileños compren menos  lotería, según ha expuesto el Barómetro Municipal de Consumo.

'Aunque los datos avanzan que en época de crisis los españoles tienden a consumir más Lotería, parece que los madrileños no actuarán así, ya que mientras tan sólo un 2,8 % de los ciudadanos afirma que comprará más boletos, el 25,2 % dice que comprará menos', indica el delegado del área de Gobierno de Economía y Empleo del Ayuntamiento de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, que ha presentado el barómetro.

Lo cierto es que, con crisis incluida, la gente no deja de comprar suerte. Aunque en vez de cinco décimos sea uno, nadie se atreve a convertirse en la figura de 'no compre lotería en mi barrio, o en mi oficina y tocó'. La crisis aprieta, pero el deseo por ganar puede más.