Publicado: 22.12.2013 12:47 |Actualizado: 22.12.2013 12:47

El Gordo resarce el dolor de Mondragón

La localidad guipuzcoana, sede de Fagor, la cooperativa que cerró el pasado mes, ha sido agraciada con 180 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La localidad guipuzcoana de Arrasate-Mondragón, sede de Fagor Electrodomésticos, la cooperativa que cerró el pasado mes y dejó en el paro a más de 2.000 personas en Euskadi, ha sido agraciada con 180 millones de euros del Gordo de la Lotería de Navidad.

La administración número 2, situada en la Avenida de Álava, ha vendido 45 series del número 62.246, según Loterías y Apuestas del Estado, por lo que ha repartido 4 millones de euros por serie.

Esta administración está situada precisamente en el barrio de San Andrés, donde tiene una de sus fábricas Fagor Electrodomésticos, actualmente en concurso de acreedores. Es un barrio humilde y allí fue asesinado por ETA en marzo de 2008 el exconcejal socialista Isaías Carrasco.

José Mari Garai, responsable de la administración de Arraste-Mondragón ha dicho que siente "mucha alegría" porque este premio "ha levantado un poco la moral al pueblo", que vive el trauma del cierre de Fagor Electrodomésticos.

Garai ha explicado que una buena parte de las 45 series que ha vendido su administración las han comprado trabajadores de Fagor Arrasate, una cooperativa dedicada, entre otra cosas, al diseño y fabricación de prensas mecánicas e hidráulicas, que no tiene nada que ver con Fagor Electrodomésticos, salvo su pertenencia a la Corporación Mondragón.

Estos trabajadores compraban el mismo número desde hace cinco años, ha precisado el lotero, que ha dicho que el resto de los décimos se han vendido en ventanilla, sobre todo a vecinos del barrio, por lo que ha quedado muy repartido.

Se trata del humilde barrio de San Andrés, precisamente donde se encuentra una de las plantas de Fagor Electrodomésticos y donde en marzo de 2008 ETA asesinó al exconcejal socialista Isaías Carrasco. Estos trabajadores compraban el mismo número desde hace cinco años

El champán ha empezado a descorcharse junto a la administración de Lotería, que se encontraba cerraba y adonde su responsable se ha acercado tras recibir el aviso.

Ha comentado que se encontraba disfrutando de la feria de Santo Tomás, que cuenta con una gran tradición en la localidad, cuando ha recibido una llamada de la delegación de Loterías y Apuestas del Estado en Gipuzkoa para comunicarle la buena noticia.

"Me lo he tomado con mucha alegría. Es una manera de levantar un poco la moral al pueblo, porque la moral está muy baja y hay cierto pesimismo", ha dicho Garai, en referencia al trauma que ha supuesto para la comarca el cierre de una de sus empresas más emblemáticas, que ha dejado en el paro a algo más de 2.000 personas en Euskadi.

Ha señalado que es la primera vez que reparte suerte con la Lotería de Navidad, aunque el año pasado sí lo hizo con un primer premio de la Lotería Nacional.

Uno de los primeros en acercarse a la administración de lotería ha sido Máximo Domínguez, que ha explicado que su mujer compró un décimo premiado para su hijo, que vive en la localidad zamorana de Morales de Toro, pero que a ellos no les ha tocado nada.