Público
Público

Gou Jin y Gou Wei, dos modos de entender el arte en la China de hoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gou Jin y Gou Wei son hermanos y, desde los 90, dos artistas consagrados y representantes de dos modos de hacer en el arte chino de hoy, uno de ellos trabajando sobre la memoria y el tiempo, y el otro, sobre el gran teatro de la sociedad. Juntos exponen hasta el 16 de mayo en la muestra "In Artistic Duel".

Una muestra, que se exhibe en la Galería Dolores de Sierra, hecha a base de retratos de muy distinto signo, según pertenezcan a uno o a otro. Gou Jin está interesado en el pasado, en la memoria, pues, como él mismo dice a Efe: "El pasado siempre es bello, haya sido bueno o malo, la nostalgia lo envuelve en una pátina de belleza".

Los suyos son retratos de niños y jóvenes a los que aplica una técnica a base de pinceladas que le dan una textura que pretende reflejar ese paso del tiempo.

El resultado son unos retratos cargados de poesía, líricos, dominados por la serenidad y con una gama cromática armoniosa.

Por contra, a Gou Wei no le interesa la tradición, sino el presente para cuestionarse "el teatro de la sociedad de hoy", comenta el artista, quien en su serie, donde ha seguido el desarrollo de su propia hija, actualmente muestra la agresividad y la impostura de los adolescentes chinos.

Sus retratos son más agitados, pues intenta, explica, "encerrar en la obra las inquietudes, los miedos y las angustias que influyen en el quehacer cotidiano de esa persona".

Jin, nacido en 1964 y Wei, en 1960, se dieron a conocer a principios de los 90, coincidiendo con el estallido de la pintura china en los mercados occidentales.

Ambos recuerdan cómo antes de 1980 China era un país cerrado completamente al exterior cuyos artistas se centraban en "obras de denuncia contra el Régimen".

Pero, con la apertura, China se vio inundada por un aluvión de información procedente de todo el mundo y así surgió un movimiento artístico que hoy es uno de los más pujantes en todo el mundo.

"La tradición está en nuestra sangre, son nuestras raíces, por eso, aunque plasmemos el presente y partamos del mundo global, en el fondo subyace aquello que fue nuestro pueblo", señala Jin.

Gou Wei insiste en que su intención es que ese peso sea "sutil" y no se note a primera vista. "No queremos que se nos califique de pintores chinos porque no hacemos pintura china, pero sí es verdad que de forma no explícita ahí está".

Actualmente existe todo un movimiento artístico, pero, como ambos explican, "no se trata de un movimiento homogéneo, sino lleno de tendencias diversas".

Y lo explica Jin: "En Occidente han vivido multitud de vanguardias que se iban sucediendo unas a otras. Era un arte encasillado con una etiqueta, pero a China llegaron todos esos movimientos juntos y cada artista eligió una cosa de uno y otra de otro, de ahí la variedad y la falta de uniformidad de criterios", concluye.