Público
Público

El Govern replica a los municipios que nadie podía desconocer la alerta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tan sólo un centenar de abonados siguen sin luz tras el devastador temporal de viento del pasado día 24, que ha dado paso a una cruenta polémica política, en la que algunos ayuntamientos se han quejado de falta de información mientras la Generalitat ha remarcado que nadie podía desconocer la alerta.

Una vez superada la fase de emergencia, la compañía Fecsa-Endesa iniciará mañana la reparación de las líneas maltrechas -más de 500 kilómetros-, mientras que los Bomberos y los agentes rurales se afanan en limpiar los bosques ante el riesgo de que los árboles caídos sirvan de munición para incendios y la Agencia Catalana del Agua limpia los ríos para evitar inundaciones.

Más allá del drama humano por las ocho víctimas mortales y por los cuantiosos daños materiales, Cataluña está recuperando poco a poco la normalidad tras el devastador temporal de viento, del que no se recuerdan precedentes.

Por contra, la polémica política se está agudizando, y hoy el presidente de la Federación de Municipios (FMC), el socialista Manel Bustos, ha pedido mejorar la "coordinación" en situaciones parecidas y que se trabaje para que los alcaldes "puedan tener contacto directo e información actualizada" sobre las emergencias.

Paralelamente, CiU ha redoblado sus críticas a la gestión de la crisis por parte del gobierno catalán, ya que, según Artur Mas, el ejecutivo "pudo hacer más y mejor" para evitar las trágicas consecuencias del viento.

El secretario general de Interior, Joan Boada, se ha referido a las quejas de algunos municipios por "falta de información" y ha asegurado que "nadie en este país puede decir que desconocía que podía haber rachas de viento de más de 90 kilómetros por hora".

"Cualquier administración, sea la que sea, tiene que hacer las actuaciones que sean necesarias" al tener información del riego de fuertes rachas de viento, ha sostenido Boada.

El responsable de Interior se ha quejado, además, de que sólo el 30% de los alcaldes han facilitado sus números de teléfono móvil para poder recibir un mensaje de texto en caso de emergencia.

En cualquier caso, Boada ha remarcado, en la línea de lo que ya se anunció ayer, que la Generalitat elaborará un protocolo de emergencias para afrontar nuevas situaciones de fuertes vientos y que para hacerlo se contará con el asesoramiento de técnicos especialistas, físicos y meteorólogos.

Paralelamente, el Ayuntamiento de Barcelona ha aligerado los trámites legales para que los afectados puedan iniciar obras de reparación urgentes de los daños causados, ya que tan sólo se tendrá que presentar un escrito notificando el inicio de obras urgentes en las sedes de los distritos y dispondrán de quince días para solicitar la autorización correspondiente.

Desde que el pasado viernes se inició el temporal de viento, la Agencia Catalana del Consumo (ACC) ha recibido 267 consultas, en la mayoría de los casos por problemas en el suministro eléctrico, según ha afirmado hoy el director de este ente, Jordi Anguera.

Casi la mitad de las consultas -117- llegaron desde Barcelona, mientras que otras 56 procedían del Baix Llobregat, que fue la comarca que más notó los efectos del vendaval.

Anguera ha recomendado a los afectados por el temporal que comprueben los seguros contratados y si éstos cubren los daños sufridos y que, además, tomen fotografías de los bienes afectados y guarden los justificados urgentes que tengan que acometer.