Público
Público

Goytisolo asegura que "se aprende más literatura española en América que en España"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor Juan Goytisolo, que hoy ha presentado en Barcelona el sexto volumen de sus obras completas, considera que a día de hoy se aprende más sobre literatura española "en las universidades americanas que en las españolas", debido a que en éstas "todavía no se ha producido la Transición cultural".

En su opinión, aún impera un canon muy marcado por siglos de "nacionalcatolicismo", y se ha preguntado por qué en Nueva York se estudia "La lozana andaluza" y aquí no. "Cuando en la New York University ofrecí un curso sobre este libro fui acusado por un crítico español, ex cura, de pornográfico", ha rememorado.

No han sido las únicas aseveraciones controvertidas que ha hecho hoy Goytisolo durante la presentación de sus "Ensayos Literarios", de entre 1967 y 1999, publicados por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, que empiezan con "El furgón de cola" y van hasta el "Cogitus interruptus", con un apéndice en el que da a conocer su correspondencia con Américo Castro o unas entrevistas que realizó a Jean-Paul Sartre y Jean Genet.

Para el estudioso y antólogo Antoni Munné, este sexto volumen se puede considerar la "biografía intelectual" del autor barcelonés, que se adentra tanto en el pensamiento de Mariano José de Larra o de Luis Cernuda como en el del expatriado José María Blanco White (1775-1841) o en uno de sus referentes más cercanos, Américo Castro.

Excepto el libro "España y los españoles", el resto de los títulos incluidos (El furgón de cola; Presentación Crítica de J.M. Blanco White; Disidencias; Crónicas Sarracinas; Contracorrientes; El Bosque de las Letras; y Cogitus Interruptus) no son unitarios.

Para el escritor, los ensayos publicados permiten comprender mejor la evolución de sus propuestas en el campo creativo, y ha llegado a afirmar que "toda la obra literaria que he hecho desde 'Don Julián' hasta ahora no hubiera sido posible sin estos ensayos".

Aunque no ha podido pararse en cada uno de los autores que cita a lo largo de estas casi 1.600 páginas, sí ha tenido un recuerdo especial para Blanco White, "el mejor escritor, superior a Larra, de la primera mitad del siglo XIX, que escribió la mayor parte de su obra en inglés".

Cuando lo traducía, ha reconocido hoy, "tenía la impresión de estar leyéndome a mí mismo y que, en realidad, lo que traducía era yo quien lo escribía".

Américo Castro fue otra figura "fundamental" y ha recalcado de él que analizó el problema de las castas, "sin el que no se entiende la literatura española desde el siglo XV", una época marcada por el antijudaísmo que, entiende, provocaba la Iglesia.

Goytisolo cree que, "mientras los españoles se dedicaban al antijudaísmo", moriscos y judíos "construían la verdadera literatura española", y ha aprovechado para volver a repetir su teoría de que la Cultura "es la suma de las influencias exteriores que un país recibe a lo largo de los siglos".

Respecto a la mirada que ha tenido siempre hacia todo lo oriental, el Premio Nacional de las Letras ha señalado que, en realidad, "Oriente y Occidente son espacios mentales".

"Soy el primer escritor que habla árabe dialectal -ha proseguido-. ¿Les parece eso normal? A mí no, porque hablando árabe dialectal he aprendido montones de cosas sobre el español".

Preguntado sobre si el paso del tiempo le ha hecho modificar alguno de sus pensamientos de hace más de cuarenta años, ha referido que lo que ha cambiado, más que sus ideas, es que "ahora hay más gente estudiando árabe, e incluso el Instituto Cervantes ofrece cursos".

Respecto a los poetas y escritores que sigue en la España actual, ha dicho que le gusta el poeta Andrés Sánchez Robaina y que, como escritores, prefiere a José María Pérez Álvarez, Daniel Pastor, José Francisco Ferré, José María Ridao y los jóvenes "rupturistas" Manuel Vilas, José Vicente Mora y Juan Cantabella.

Sobre el hecho de que en la lista no incluyera a ninguna mujer, ha indicado que cree que la mejor novelista del momento es Nuria Amat, aunque es "boicoteada" por una "especie de paternalismo machista".