Público
Público

El grafiti sale de la clandestinidad

A pesar de ser considerado por muchos puro vandalismo, este arte 'callejero' se ha convertido en la decoración de moda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es uno de los símbolos de la cultura urbana marginal. Para muchos, en lugar de arte es 'puro vandalismo' y a los comerciantes les trae de cabeza. Pero últimamente el grafiti abandona poco a poco la vena marginal y comienza a convertirse en un negocio que ofrece decoración, protección y 'un aire moderno'.

Bares de copas, tiendas de videojuegos y estudios de tatuajes, pero también carnicerías, estancos, patios de vecinos y dormitorios: cualquier lugar puede ser bien decorado por un grafiti, y de eso se han dado cuenta tanto los grafiteros como los comerciantes y ciudadanos, que cada vez acuden más a este 'arte urbano'.

Asier, por ejemplo, se percató de que 'de lo que hacía por la cara podía hacerlo por dinero' y ahora es algo más que un grafitero, según explica. Primero le pidieron que decorara el estudio de un amigo en Madrid y luego le ofrecieron un dinero por hacer un grafiti en la entrada de un bar. 'Poco a poco me di cuenta de que podía conseguir hacer negocio de esto, y entonces monté una página web y hasta me hice tarjetas de visita', señala.

No abandona la calle, y sigue pintando debajo de túneles, en muros desiertos y a hurtadillas de las autoridades, casi siempre a las afueras de la ciudad, pero reconoce que en el mundo del grafiti hay una evolución.

Los comerciantes, más que un cambio, lo que han encontrado es una utilidad en la idea de que los grafiteros respetan mutuamente sus trabajos: si hay un grafiti en la fachada, nadie pintará encima.

Esa era la idea que tenía Javier en la cabeza cuando abrió su establecimiento en el centro de Madrid, ya que quería evitar pintadas y grafitis que 'afearan la fachada' y le obligaban a 'trabajar de más para intentar quitarlas'.

Ahora, Groucho Marx y Humphrey Bogart, 'dos grandes fumadores del cine', son protagonistas de la fachada de su estanco, dos grafiti que hacen que su comercio 'llame la atención' y con los que ha conseguido, según cuenta, que no le 'pinten más'.

Todo gracias a Alberto, quien, desde su página web ofrecía el servicio que él estaba buscando. Alberto asegura que 'adopta' el concepto de 'grafiti' sólo por su 'enfoque comercial', porque él se considera 'pintor decorativo' y nunca ha pintado en la calle o se ha llamado a sí mismo 'grafitero'.

'Para los comercios ponerse un grafiti no sólo es una cuestión práctica, sino que también les otorga una especie de 'lavado de cara'', afirma.

A pesar de su relación con el vandalismo y la delincuencia, el grafiti es a la vez sinónimo de actualidad e innovación, y eso implica 'buena publicidad', destaca Flor, una frutera del barrio de Chamberí orgullosa del gnomo que decora su fachada.

Pero el grafiti, además de haberse convertido en un instrumento comercial, también ha entrado en las casas de los madrileños, para decorarlas 'de una forma única y original'.

Así lo describe Nicolás, que cuando solicitó el servicio de un grafitero para que hiciera un trabajo en su terraza se dio cuenta del 'potencial' del negocio. Fue entonces cuando impulsó una empresa que cuenta con toda una cantera de grafiteros dispuestos a hacer trabajos 'en cualquier superficie y lugar'.

A Nicolás le han llamado para hacer trabajos en piscinas, discotecas, habitaciones de niños y salas de estar y ha descubierto que lo que atrae del grafiti es que 'rompe con lo cotidiano' porque se 'integra en el espacio' para darle 'imagen transgresora'.

Su empresa es también una escuela en la que se 'reclutan' grafiteros de la calle para recibir lecciones sobre 'pautas artísticas' de un experto en bellas artes.

'Los chavales se van orientando hacia la corrección hasta que están preparados para trabajar con nosotros y convertirse en artistas', explica Nicolás, que no duda que 'este es el futuro del grafiti'.