Publicado: 31.01.2014 13:39 |Actualizado: 31.01.2014 13:39

La gran banca pone sus ojos en Catalunya Banc ante su próxima subasta

El BBVA cree que es "imposible" recuperar todas las ayudas públicas inyectadas en la banca, ya que habrá dinero que "no volverá nunca más", como el destinado a las entidades nacionalizadas ya subastadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los grandes bancos españoles han mostrado su interés en participar en la próxima subasta de Catalunya Banc (CX), controlada por el Frob. Las principales entidades españolas ya participaron en la puja por Novagalicia Banc (entidad que ha recibido 9.000 millones en ayudas públicas), aunque al final se la quedó el grupo venezolano Banescopor 1.000 millones de euros.

Los principales responsables de los bancos que han presentado este viernes resultados han expresado su propósito de acudir a la puja por la entidad catalana. Así, el presidente de Caixabank, Isidre Fainé, ha señalado que presentará una oferta por la nacionalizada Catalunya Banck en caso de que se convoque una subasta. "Si hay una subasta, haremos una oferta", ha subrayado. En parecidos términos se ha expresado el presidente de BBVA, Francisco González, en torno a la próxima subasta: "La veremos con mucho cuidado, con mucho detalle, y probablemente haremos una oferta", ha dicho.

Por parte, el presidente del Banco Popular, Ángel Ron, se ha mostrado dispuesto a estudiar una posible inversión en la nacionalizada. "La analizaremos (...) estudiaremos cualquier operación que pueda surgir en la medida en que no ponga en riesgo la solvencia de la entidad", ha declarado Ron sobre el proceso de subasta.

El ministro de Economía Luis de Guindos dijo el pasado martes que esperaba que CX estuviera privatizada antes de que finalizara el verano. Guindos reiteró que no la entidad catalana no sería troceada si bien reconoció que habría alguna venta de algún negocio específico o cartera de crédito. Después de la venta de Novagalicia,  la privatización de Catalunya Banc, que ya tuvo que ser suspendida en dos ocasiones por falta de interés real por parte de los potenciales interesados, es una de las condiciones impuestas por Bruselas a España a cambio de una ayuda de 41.300 millones de euros.

Sobre la otra gran entidad financiera nacionalizada, Bankia (de la que el Gobierno baraja vender en los próximos meses parte de su capital), el presidente del Popular ha señalado "no está en el radar de sus preocupaciones", ya que no tiene interés en comprar acciones del banco si el Estado la pone a la venta. "En Bankia participaríamos en el proceso como colocador", ha apuntado RÁngel Ron, en línea con lo manifestado la víspera por el presidente de Banco Santander, Emilio Botín.

Por su parte, el presidente del BBVA, Francisco González, ha abogado por iniciar la privatización de Bankia "cuanto más pronto mejor", puesto que ha considerado que vender una parte de la entidad nacionalizada ahora generaría pérdidas para el Estado, pero hacerlo tarde podría "ser malo". Botín también se ha manifestado a favor de iniciar en este momento el proceso de privatización de "una parte" de Bankia, al asegurar que el banco nacionalizado está "yendo muy bien".

Francisco González ha afirmado que es "imposible" recuperar todas las ayudas públicas inyectadas en la banca española, ya que habrá dinero que "no volverá nunca más", como el destinado a las entidades nacionalizadas ya subastadas. El presidente de BBVA ha incidido en que el problema de las cajas de ahorros estaba detectado en 2008 y ha criticado la tardanza en acometer la reformas del sector financiero para minimizar las ayudas públicas.