Público
Público

Gran coalición anticipada

El acuerdo es el preámbulo de lo que vendrá

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si se echa una mirada al espejo de Alemania, salen algunas imágenes de interés que se proyectan sobre la política española y las elecciones del 20-N. He aquí algunas de ellas. El 12 de julio de 2009, la gran coalición alemana del centro derecha (Angela Merkel) y la socialdemocracia (Franz-Walter Steinmeier) sacó adelante en el Bundesrat (Cámara alta) la reforma constitucional para prohibir a los 16 länder (gobiernos regionales) incurrir en déficit y limitar el déficit estructural del Gobierno federal al 0,35% del Producto Interior Bruto (PIB).

Fue precisamente el entonces ministro de Finanzas del Gobierno de la canciller Merkel, el número dos del partido Socialdemócrata (SPD), Peer Steinbrück, quien calificó la reforma como “una decisión de política económica de proporciones históricas”.

La decisión fue desencadenada por dos paquetes de estímulo fiscal tras el crash del 2008 y un rescate por valor de 500.000 millones de euros para salvar con fondos públicos a la banca alemana. A la vista, un déficit previsto de 80.000 millones de euros, el doble de los 40.000 millones alcanzados en 1996 como consecuencia de los costes de la unificación.

Ahora la política fiscal tendrá que ser eternamente restrictivaLo que allí fue una propuesta de la llamada gran coalición aquí en España lo ha sido de una gran coalición de facto entre el PSOE en el Gobierno y el PP en la oposición. Pero sería un error interpretar la reforma en España sólo como la iniciativa de un gobierno moribundo que teme al rescate financiero y una oposición dueña de la patente de importación de la reforma constitucional desde Alemania.

Lo que ha sido el acto postrero del Gobierno anticipa lo que será una gran coalición de facto después del 20-N, con el PP en el Gobierno y el PSOE en la oposición. Todas las medidas de ajuste desde mayo de 2010 echaron las bases de esa coalición. Pero, ahora, ahora se ha escrito el préambulo de verdad. Y aquí quien hace de notario del programa de esa gran coalición es nada menos que la Constiución Española. De ahora en adelante la política fiscal tendrá que ser eternamente restrictiva. La prioridad es clara: primero el déficit, segundo el déficit y tercero... ¡el déficit!

Una medida semejante costó al SPD alemán su peor resultado Después de recibir a José María Aznar en La Moncloa, Zapatero había prometido a J&B (no, no es la marca de whisky, sino a Jano Bifronte, el personaje creado por Zapatero y Pedro J. Ramírez) que una vez fuera del Gobierno haría lo posible por promover grandes pactos entre PSOE y PP. Entonces, el pasado 29 de julio, cuando hizo esa promesa, el presidente del Gobierno, claro, no sabía que se vería obligado a firmar esos pactos menos de un mes después.

Frau Merkel, tras la reforma constitucional, ganó las elecciones del 27 de septiembre de 2009. No fue la gran victoria que esperaba. Pero después de promover en coalición con Merkel el retraso de la edad de jubilación a los 67 años, recortes sociales varios y la reforma constitucional para prohibir prácticamente el déficit fiscal, Steinmeier cosechó una derrota dramática. El batacazo del SPD fue tal que sus votos cayeron del 35,2 en 2005 (cuando Schroeder perdió ante Merkel) al 23%, el peor resultado de su historia. Al menos dos millones de votantes del SPD en 2005 se quedaron en casa. Y esto, el candidato Rubalcalba se lo sabe.