Público
Público

Gran demanda y tipos bajos en la subasta de letras del Tesoro

La compra masiva de bonos por parte del BCE también ayudó a Grecia y Bélgica 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No hubo sofocos de agosto en la subasta de deuda pública que celebró ayer el Tesoro español. El objetivo de colocar entre 5.000 y 6.000 millones de euros en letras a 12 y 18 meses se cumplió con facilidad, y además los tipos de interés bajaron por primera vez desde mayo en subastas de estas características.

En total se adjudicaron 5.700 millones de euros; 4.154, en letras a 12 y el resto en los títulos con vencimiento dentro de año y medio. El interés por este tipo de inversión se dejó notar en la fuerte demanda que superó los 13.800 millones de euros.

Esta amplia demanda permitió al Estado rebajar el tipo de interés que paga por sus títulos casi un 10%. En las letras a doce meses, el tipo de interés se fijó en el 3,4%, frente al 3,7% que se había pagado en la anterior subasta de similares características. La caída de la rentabilidad también fue acusada en las letras con vencimiento a 18 meses, por las que el Estado abonará un tipo de interés del 3,650%, frente al 3,980% que había pagado el pasado 19 de julio.

La vicepresidenta de Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, aseguró que estos tipos de interés 'están más en la línea de lo habitual y lo esperable'.

Esta caída de la rentabilidad supondría un ahorro en los intereses del Estado superior a los 17 millones de euros, si se hubieran mantenidos los intereses que el mercado exigió en julio. Y tal y como reconoció ayer la propia Elena Salgado, 'la intervención del Banco Central Europeo ha sido muy importante para rebajar el coste de las letras'.

Elena Salgado, aseguró que estos tipos de interés 'están más en la línea de lo habitual y lo esperable'.

Efectivamente, el BCE intervino la semana pasada en el mercado secundario de deuda pública con la mayor compra de bonos desde que se activó la medida, tras el primer rescate a Grecia.

Según los datos publicados por la entidad, se compraron más de 22.000 millones de euros. Aunque los datos oficiales no lo especifican, los expertos calculan que la mayoría de esas compran se enfocaron en bonos italianos.

La intervención sirvió para frenar el acoso de los especuladores a la deuda de los países de la periferia del euro. Así los diferenciales entre los bonos españoles e italianos con Alemania se relajaron en más de 100 puntos básicos en sólo una semana. Ayer, la prima de riesgo española cerró en 266 puntos y la italiana en 267.

Grecia y Bélgica también notaron el efecto del BCE en sendas emisiones celebradas ayer. Cayó el interés en las letras helenas a tres meses, pero sobre todo cayó en la emisión realizada por Bélgica. Este país que colocó 1.300 millones en letras a tres meses al 0,879% y 1.704 millones a 12 meses, al 1,113%; los tipos de interés más bajos pagados por el tesoro belga desde el mes de febrero.