Público
Público

'Gran Hermano' hará castings en discotecas

En un confesionario' los candidatos podrán grabar un vídeo de un minuto y postularse para concursar en 'Gran Hermano'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varias discotecas de la costa española albergarán este verano una atracción poco habitual: un confesionario donde cualquiera podrá grabar un vídeo de un minuto y postularse como candidato a concursar en Gran Hermano, el veterano espacio de telerrealidad de Telecinco que afrontará tras el verano su undécima edición.

Esta es la principal novedad del proceso de selección de Gran Hermano 11, que iniciará su segunda fase a mediados de julio en 12 ciudades españolas después de que cerca de 50.000 personas se hayan puesto en contacto con el programa para presentarse como aspirantes. En los diez años de historia del programa, más de 700.000 personas han participado en sus distintos castings.

Aunque el procedimientro habitual de selección en hoteles seguirá adelante para la mayoría de los candidatos, el equipo responsable del casting espera que una decena de los 100 aspirantes que lleguen a la fase final salgan de las denominadas Fiestas GH 1.1, que por el momento ya tienen plaza asegurada en sendas discotecas de Santander y Murcia, aunque habrá más.

Claro que esta fórmula presenta algún inconveniente, como la posibilidad de que, dado el ámbito donde se celebrará este tramo del casting, los aspirantes puedan estar influidos por la ingesta de bebidas alcohólicas. Sin embargo, en caso de ser seleccionados y desplazarse a Madrid para la fase final, esto no sería un problema. 'Cuando vengan a Madrid esperamos que vengan sobrios', señala esbozando una media sonrisa la directora del casting, Pepa Álvaro. El objetivo del programa es grabar a 200 aspirantes por noche.

En cuanto al perfil de los candidatos, Álvaro explica que la clave está en que se trate de gente que no acuda sólo para ganar dinero o hacerse famoso, sino para 'disfrutar de la experiencia' del día a día.

Por su parte, la presentadora, Mercedes Milá, que mantiene su 'entusiasmo' por el formato, afirmó que no se busca un perfil a priori, sino que éste se irá configurando según avance el casting. Lo sí se espera evitar es el 'concursante seta', que 'se enroca en sí mismo y no florece'. Para Milá el casting refleja 'lo que está pasando en la sociedad' como la crisis, que ha hecho crecer el número de aspirantes procedentes del sector de la construcción.