Público
Público

La gran mayoría de los párrocos guipuzcoanos rechaza al nuevo obispo de San Sebastián

Un 77% de los curas firma un comunicado contra el nombramiento de José Ignacio Munilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Iglesia vasca se ha rebelado contra el futuro obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, y por elevación, contra el estilo de Iglesia propugnado desde Madrid por el cardenal Rouco Varela y, desde Roma, por Benedicto XVI. En una iniciativa sin precedentes, 85 párrocos de Guipúzcoa (el 77% de la diócesis) han suscrito un documento público en el que muestran su “disconformidad” con el elegido por el Vaticano para sustituir a Juan María Uriarte.

Al mismo tiempo, desaprueban radicalmente el proceso de designación, que ven como “una clara desautorización” del trabajo de la diócesis y un intento de “variar el rumbo” que, en los últimos 30 años, marcaron los obispos Setién y Uriarte.

La protesta eclesial se suma a las duras críticas lanzadas contra el nuevo obispo por el PNV o Eusko Alkartasuna. Munilla, en su mensaje a los fieles de San Sebastián, mostró su esperanza de ser “obispo de todos”. Una tarea que, a día de hoy, se antoja imposible.

Desde que se conoció la elección de Munilla, amplios sectores de la diócesis guipuzcoana manifestaron su descontento, y comenzaron a trabajar en el documento que ayer vio la luz. Y es que la designación del hasta ahora obispo de Palencia formaría parte, según denuncian, de una estrategia para “descabezar” a una Iglesia vasca a la que algunos sectores acusan de haber sido demasiado condescendiente con las tesis nacionalistas. Munilla, furibundo antinacionalista, parece destinado a acabar con la primacía abertzale en la Iglesia vasca. Pero pocos dudan de que, sin el apoyo de sus curas, lo tendrá imposible.

'No se respetó el sentir de nuestra iglesia diocesana', dicen los prelados

Los sacerdotes firmantes (entre los que se encuentran además 11 de los 14 arciprestes de la diócesis, y algunos importantes cargos diocesanos) no parecen dispuestos a ponérselo fácil al futuro obispo. Y lo hacen sin miedo, pues todos firman con sus nombres, apellidos y DNI. Así, en el comunicado, declaran que Munilla “en modo alguno es la persona idónea para desempeñar el cargo de obispo y pastor de nuestra diócesis”.

“Manifestamos nuestra disconformidad y desaprobación con la intencionalidad y el procedimiento seguidos en el nombramiento de Don José Ignacio Munilla como obispo de nuestra diócesis”, incide el texto, que critica con dureza que Roma no tuviera en cuenta los deseos expresos de la mayoría del clero guipuzcoano. “No se respetó el sentir de nuestra iglesia diocesana”, aseguran.

Desde que arrancó el proceso de designación, que ha durado casi dos años, el rechazo a Munilla fue mayoritario entre el clero, hasta el punto de que su antecesor, monseñor Uriarte, viajó en numerosas ocasiones a Roma para intentar encontrar, sin éxito, un candidato de consenso que no provocara una ruptura en la diócesis como la que ayer se produjo.

La protesta contra Munilla se suma a las críticas de los nacionalistas

Los curas guipuzcoanos no perdonan a su futuro obispo que durante sus años como párroco de Zumárraga no obedeciera las consignas de Uriarte, hasta el punto de recomendar a los jóvenes con vocación sacerdotal y religiosa que se formasen fuera de Euskadi, en seminarios netamente conservadores como los de Toledo, Getafe o Pamplona. Munilla, además, es un defensor de los movimientos ultraconservadores, lo que choca con una diócesis en la que todavía son bastantes los curas obreros y vinculados a la acción social.

La protesta de los curas vascos no va sólo contra Munilla, sino contra las intenciones que se esconderían tras su designación. Una elección que, en opinión de los firmantes, supone “una clara desautorización de la vida eclesial de nuestra diócesis y también como una iniciativa destinada a variar su rumbo”. A variar, en suma, un estilo “en fidelidad al espíritu del Concilio Vaticano II”, opuesto a la tendencia neoconservadora y espiritualista de monseñor Munilla y a los vientos que soplan en las cúpulas eclesiásticas de Madrid y Roma.

Licenciado en Teología y Espiritualidad, el 10 de septiembre del 2006 José Ignacio Munilla fue consagrado obispo de Palencia por Manuel Monteiro de Castro. El 21 de noviembre de 2009 el Papa Benedicto XVI le nombra obispo de San Sebastián.

Explica el catecismo Radio María España y es columnista en ABC, Religión en Libertad (entrevista) o en el suplemento Fe y Razón.

Hace poco Religión en Libertad se hacía eco de un artículo del franciscano José Arregi, publicado en Deia, quien afirmaba que el nombramiento de Munilla 'se sitúa dentro de la política vaticana de restauración de la Iglesia preconciliar' y daba fe de la revuelta en la diocésis.

'El clero nacionalista acusa a Munilla de nacionalista español y antinacionalista vasco', decía la publicación religiosa, contratacando afirmaciones de Arregi del tipo: 'No es casualidad que usted sea tan ferviente nacionalista español y tan visceral antinacionalista vasco'.