Público
Público

Gran periódico francés busca comprador

La familia propietaria de 'Le Parisien' pone a la venta el diario y su edición estatal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un gran título de la prensa generalista en Francia, Le Parisien, está en venta. Así lo reveló ayer el boletín confidencial del mundo de los negocios La Lettre de l'Expansion, explicando que los propietarios, la familia Amaury, han dado orden al banco de negocios Rotschild de encontrar un comprador para el diario y su gemelo de ámbito estatal, Aujourd'hui en France. Los Amaury no estuvieron disponibles ayer para confirmar una noticia que llega tras el anuncio de una inminente inyección de oxígeno al vespertino Le Monde y que confirma el pésimo momento que atraviesa la prensa diaria nacional gala.

Le Parisien, principal diario de la región más rica de Francia, la de Ile-de-France, acoplado a Aujourd'hui en France su edición para el resto de provincias, vendía cada día unos 500.000 ejemplares en 2009. La cifra lo coloca con mucho a la cabeza de ventas de la prensa de difusión nacional en cuanto a diarios generalistas de pago, pero aun así representaba un considerable descenso respecto a años anteriores. Además, la nueva versión de su directo competidor, France-Soir, le estaba comiendo terreno. Por si fuera poco, la nueva líder de la familia propietaria, Marie-Odile Amaury, al frente del negocio desde 2006, no logra entenderse con la redacción. La tentativa de venta de Le Parisien se debería a las profundas diferencias que separan desde el otoño a la familia propietaria y a la redacción. Así, fue anulado por la oposición del personal un expediente de regulación de empleo de unos 50 puestos.

La puesta en venta del diario coincide con el punto álgido de la frenética búsqueda de entre 50 y 120 millones de euros que necesita Le Monde para salir adelante. La proyectada ampliación de capital del vespertino será votada por los accionistas internos principalmente, la Sociedad de Redactores el día 14. El grupo español Prisa, presente en la competición, es dado como caballo perdedor por la mayoría de medios galos.