Público
Público

Nuestros grandes clientes no van a las rebajas, dice Versace

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Marie-Louise Gumuchian

La lujosa marca de moda Versace descartó la idea de que sus principales clientes fueran a hacer cola en las rebajas post-navideñas de la capital italiana de la moda en busca de gangas.

"Nuestro cliente habitual no estaba haciendo cola el 3 ó el 4 de enero en Milán o en Roma, sino que estaba en las laderas de St Moritz o en un yate en el Caribe", comentó Giancarlo Di Risio, consejero delegado de la casa favorita de muchos famosos, en unas declaraciones publicadas el jueves en el diario financiero italiano Sole 24 Ore.

Al igual que en otras capitales de la moda, en Milán los cazadores de gangas han abarrotado las tiendas en busca de descuentos desde el inicio de las rebajas el pasado 3 de enero.

También Versace ofrece descuentos, como hacen otros diseñadores como Dolce & Gabbana, Armani, Roberto Cavalli y Gucci, que han reducido sus precios hasta el 40 y el 50 por ciento.

"El cincuenta por ciento de descuento en un bolso de Valentino es exactamente lo que estoy buscando", dijo Maria Cristina, un ama de casa de 33 años, mientras miraba en la planta de accesorios de los grandes almacenes La Rinascente. "Le he eché el ojo hace tiempo, y ahora es el momento de conseguirlo".

Las dependientas de varias tiendas de la ciudad coincidieron en señalar que las rebajas han comenzado bien, si bien el frío ha producido un descenso en las ventas desde principios de semana.

REBAJAS ADELANTADAS

Ya antes de esta temporada de rebajas, la fuerte tendencia de rebajas promocionales a final de año incluyó también a marcas de lujo, algunas de las cuales ofrecieron discretas "rebajas privadas".

"Esta (....) política está arruinando un mercado, que dado que es la gama alta, debería estar más protegido (...) Para mí, los aficionados a las rebajas son distintos de los compradores habituales", dijo Di Risio.

"Si bajo el precio de un vestido de noche de 7.000 a 5.000 euros, o de un bolso de alta costura de 2.300 a 1.700 euros, no cambia mucho", explicó.

"Pero para los que bajan el precio de un bolso en el mismo porcentaje y lo venden en una tienda por 500 euros, entonces la cosa cambia. (...) queremos ofrecer un lujo real, y no abrir nuestras puertas al consumo de jovencitas que pueden colgarse del brazo el bolso de diseñador de sus sueños con menos de 300 euros. No estamos interesados en eso".

Las marcas de lujo no se han librado de la crisis, añadió. "Todo el mundo va a sufrir, nadie está excluido".