Público
Público

Los grandes consorcios alemanes se comprometen a evitar los despidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los grandes consorcios alemanes se han comprometido a evitar los despidos y mantener los puestos de trabajo pese a la actual crisis financiera y económica, durante la reunión celebrada la pasada noche en la Cancillería Alemana entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos.

Entre los asistentes a la cita, a la que acudieron también expertos económicos independientes, figuraron el presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann, el jefe de Siemens, Peter Löscher, y el presidente de Telekom, René Obermann.

Aunque no se informó oficialmente sobre los resultados de la reunión consultiva, la cadena pública alemana de televisión ZDF reveló hoy que los consorcios aceptarán las ayudas del gobierno y la Agencia Federal de Empleo encaminadas a evitar despidos.

Añadió que el ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, no descartó nuevas inversiones en infraestructuras para animar la coyuntura, así como medidas para estimular la concesión de créditos bancarios y superar la actual desconfianza.

De la "cumbre de crisis", como la han bautizado los medios en Alemania, no se esperaban propuestas concretas, sino sólo un análisis de la situación para la preparación de un posible segundo paquete de medidas coyunturales para revitalizar la economía alemana, que no se perfilará hasta finales de enero.

Poco antes de comenzar las consultas, la canciller alemana, Angela Merkel, apeló a "asumir conjuntamente responsabilidades", ya que el gobierno no puede reactivar la economía en solitario y calificó la reunión de "punto de partida" para una acción concertada.

A la cita de anoche en la cancillería acudieron también el presidente del banco emisor Bundesbank, Axel Weber, y el jefe del Consejo Asesor de Economistas del gobierno, conocido como el grupo de los Cincos Sabios, Bert Rürup.

Según apuntan algunos analistas, el gobierno trabaja ya en un segundo paquete de medidas anti-crisis valorado en 30.000 millones de euros, que vendrían a sumarse a los 32.000 millones aprobados ya para infraestructuras e incentivos durante los próximos dos años.