Público
Público

La grandiosidad arquitectónica de China en el objetivo de Juan Manuel Ballester

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mirada del pintor y fotógrafo Juan Manuel Ballester es testigo del desarrollo incontrolado de la arquitectura en China, que se refleja en las treinta imágenes que forman la exposición "Hiperarquitectura e hiperdiseño:nuevos modelos urbanos en la China del siglo XXI", inaugurada hoy en la Fundación Astroc.

Los grandes espacios urbanos de cuatro ciudades, Pekín, Zhenghou, Shanghai y Hong Kong, se convierten en protagonistas absolutos de las imágenes no exentas de poesía de Ballester. Construidas a un ritmo trepidante, siguiendo un modelo de crecimiento social y económico atípico de extraordinaria dimensión, las imágenes muestran tanto los amplios espacios de las ciudades como vestíbulos en construcción, almacenes en penumbra o el skyline de Pekín al atardecer.

La exposición, fruto de un proyecto de colaboración entre la Fundación Astroc y Casa Asia, se ha desarrollado en tres capítulos y llega a Madrid tras su exhibición en Barcelona y en Pekín, con motivo del año de España.

Realizadas con una cámara digital y otra analógica, las fotografías son de gran formato y en ellas pueden verse los volúmenes geométricos y los espacios urbanos que siempre han poblado las creaciones de este artista. Complementa la exposición el vídeo "Calle sin fin".

Interesado a lo largo de su trayectoria por los movimientos sociológicos, culturales y sociopolíticos que se desarrollan en lugares y en momentos concretos, como la caída del muro de Berlín, en el año 2004 Ballester hizo su primer viaje a China y quedó atrapado por la atracción de un país complicado y complejo "con unas dimensiones que superan nuestra mentalidad".

Allí, ha afirmado durante la presentación de la muestra, descubrió "lo que no he visto nunca a nivel urbanístico. Empezaron copiando el modelo de vida occidental para crear un sueño, pero no solo lo copiaron sino que se está produciendo una mutación en la que están desarrollando su propia escuela a todos los niveles".

En su opinión, China es un país que va a dar muchas sorpresas y que tiene mucho que aportar. "Ese sueño chino basado en el occidental nos ha superado con creces y eso es lo que yo he intentado plasmar, esa metamorfosis desde el punto de vista urbano".

Trabajando como "cazador de imágenes", Juan Manuel Ballester ha intentado buscar "un camino compatible entre los dos caminos, de pintor y fotógrafo. Me interesa la escenografía urbana como escenario en que se pueden ver virtudes y defectos de esa sociedad".

En ocasiones el artista da un carácter alegórico a sus escenas, "como el cielo negro que aparece en fotografías como la de la Plaza de Tiananmen, ya que es un país en el que el cielo se puede tornar de ese color", señaló Ballester, quien se ha planteado su trabajo "como un cuaderno de viaje".

La exposición que permanecerá abierta hasta el 15 de enero muestra una de las muchas lecturas que se pueden hacer sobre el trabajo realizado por Juan Manuel Ballester en sus cuatro viajes, y se centra en el aspecto "hiperarquitectónico y de hiperdiseño, ya que a través de sus imágenes se puede tener una idea de lo que supone el calificativo hiper", ha afirmado la comisaria de la muestra, Menene Gras, directora de exposiciones de Casa Asia.

En su selección, a la comisaria le ha interesado la relación entre la fotografía y los problemas arquitectónicos urbanos que se plantean en China. "Son imágenes en las que hay continuidad y complementariedad. Se trata de testimonios de gran valor de un país en el que todo es historia en el mismo presente".