Público
Público

Grecia acepta el nuevo ajuste impuesto por la 'troika'

Los partidos griegos llegan a un acuerdo para poder recibir un nuevo tramo del rescate. El Eurogrupo descarta tomar hoy una decisión definitiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni el hecho de que la tasa de desempleo haya alcanzado un nuevo récord —el 20,9%—, ni las penurias de la población, ni las constantes huelgas generales, ni tan siquiera las denuncias de los socialistas europeos contra las condiciones impuestas por la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI), han influido en el ánimo de los líderes políticos griegos, que tras largas negociaciones han cerrado un acuerdo sobre los nuevos recortes que se exige al país para dar vía libre a un nuevo tramo del rescate.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha confirmado que los partidos que forman el Gobierno de unidad nacional en Grecia acordaron el nuevo paquete de medidas de austeridad para asegurarse más ayudas internacionales.

De esta forma, Atenas cumple las exigencias de sus socios comunitarios y del Fondo Monetario Internacional (FMI) para dar su visto bueno para seguir ayudando a Grecia y evitar así la bancarrota del país en marzo. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha calificado de 'muy alentador' y 'positivo' el acuerdo. 'Hay claramente algunas noticias muy alentadoras viniendo de Atenas', ha señalado.

 'Hay claramente algunas noticias muy alentadoras viniendo de Atenas'

Estaba previsto que los detalles del nuevo paquete de medidas se dieran a conocer esta tarde tras la reunión que mantiene los miembros que componen la eurozona en Bruselas. Sin embargo, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y el mismo presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, han descartado que se tome hoy una decisión definitiva. En opinión de Juncker,  esperar unos días más 'no es una catástrofe'

El Parlamento griego tiene que aprobar los nuevos recortes y un programa que permita reducir la deuda helena del 160% del PIB al 120% hasta 2020. Según Schäuble, estas 'condiciones aún no se han logrado'. 

El acuerdo gubernamental heleno se supo poco después de que se conociera que el paro en Grecia ha marcado un nuevo récord: la tasa de desempleo alcanza un 20,9% en noviembre, una cifra que refleja las penurias de los griegos por las medidas de austeridad.

'La tasa de desempleo empeoró a un ritmo mucho más veloz de lo esperado

La producción industrial también mostró una nueva caída, de acuerdo a datos del servicio de estadísticas ELSTAT, mientras que la inflación retrocedió levemente. 'La tasa de desempleo empeoró a un ritmo mucho más veloz de lo esperado, mientras el empleo se contrajo más. La caída interanual de 9,4% en el número de personas empleadas en noviembre fue impactante', dijo Nikos Magginas, del Banco Nacional.

'Las principales razones de este deterioro —que se espera continúe hasta el primer trimestre del año, por lo menos— son la creciente incertidumbre sobre las perspectivas de la economía griega, la posibilidad de más austeridad y un posible aumento de la economía informal', manifestó.

Los socialistas europeos denunciaron las condiciones de la 'troika' a Grecia para el segundo rescate financiero de ese país, en una carta al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en la que critican 'las políticas ruinosas de austeridad extrema' impuestas a Atenas.

La 'troika' tiene 'un enfoque punitivo e ideológico' 

El líder del grupo socialista en el Parlamento Europeo, Hannes Swoboda, señala en un comunicado hecho público este jueves su 'grave preocupación' por las condiciones impuestas por negociadores de la UE a Grecia. Los representantes de la CE han actuado en las negociaciones con Atenas 'sobre la base de la afirmación infundada de que Grecia no ha hecho esfuerzos suficientes para restaurar su estabilidad fiscal y han impuesto condiciones que tienen que ver menos con la economía que con la ideología'.

El grupo socialista en la Eurocámara cree que la 'troika' tiene 'un enfoque punitivo e ideológico' del problema de la deuda griega, lo que en su opinión constituye 'una gran traición al modelo social europeo y a la solidaridad, que es uno de los principios fundacionales de la Unión'.