Público
Público

Grecia avanza una rebaja en su deuda de más del 70%

La Bolsa española queda excluida de la inyección de confianza de los inversores en enero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Será verdad o sólo una nueva versión del 'que viene el lobo' en versión griega? La duda se cernía este martes entre los inversores tras escuchar las últimas palabras del ministro de Finanzas griego, Evángelos Venizelos, que insinuó que la quita de la deuda en manos privadas puede superar el 50% pactado en la cumbre europea del pasado octubre y llegar más allá de 70%. Venizelos también había avanzado la semana pasada que el acuerdo con los acreedores podría estar cerrado el fin de semana, aunque él apostaba más por el 1 de febrero.

La noticia tuvo escaso impacto en los mercados, que llevan un mes descontando que Grecia conseguirá ese acuerdo y, este martes, en cambio, se vieron sorprendidos por unos datos macroeconómicos en EEUU peores de lo esperado que provocaron una avalancha de ventas. Aun así, los principales índices europeos consiguieron aguantar la sesión en positivo. No le ocurrió lo mismo al Ibex 35 español, que cerró con una ligera caída del 0,09%, presionado, sobre todo, por el descenso de Repsol, castigado por los rumores de una posible nacionalización de su filial argentina YPF (verinformación en página 25).

Ese pie cambiado frente al resto de bolsas europeas también lo ha sufrido el mercado español, en el que, según los expertos, ha sido uno de los mejores eneros de la historia de la Bolsa. El Ibex 35 es el único de los principales índices europeos que tiene un balance mensual negativo, pierde un 0,67%, frente a las ganancias del 9,5% que acumula el Dax alemán, o el 4,39% que gana el Cac 40 francés, a pesar de que el pasado 13 de enero, Standard & Poor's le arrebató la máxima nota a su rating.

'El gran motor de estas subidas ha sido la inyección de liquidez que hizo el Banco Central Europeo en diciembre. Con esta ayuda, se evitó la quiebra de algún banco, que era lo que más temía el mercado', explica Ricardo Sánchez-Seco, gestor de Gestihona.

El diario Financial Times especulaba con que en la segunda ronda de ayudas del BCE, que será en febrero, podría repartir casi un billón de euros más a la banca, con lo que se espera que la euforia continúe.

Donde no hay ese optimismo es en el mercado de renta fija. Este martes, el BCE tuvo que sacar su artillería de compra de bonos para frenar el acoso a Portugal, por el miedo a que este país deba ser rescatado de nuevo. El efecto fue una caída de cien puntos para la prima de riesgo lusa y de seis para la española, que cerró en 318 puntos.