Público
Público

Grecia se ceba con los parados y hace la vista gorda con la Iglesia

El Gobierno heleno anuncia que la nueva tasa inmobiliaria también afectará a los desempleados, mientras que la Iglesia no se verá damnificada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los organismos y la Eurozona siguen pidiendo más recortes a Grecia para ayudarla, y el Gobierno heleno sigue anunciando más recortes y tasas.

En esta ocasión, el Gobierno griego se ceba con los parados y hace la vista gorda con la Iglesia, en el nuevo impuesto extraordinario sobre la propiedad inmobiliaria.

De esta manera, el nuevo impuesto, anunciado el pasado fin de semana, también afectará a desempleados y discapacitados, pero los bienes de la Iglesia y del Estado quedan excluidos, según ha anunciado el Ministerio de Finanzas griego.

El nuevo impuesto sobre propiedad que se cobrará durante dos años será de entre tres y 16 euros por metro cuadrado, dependiendo el valor de la propiedad, y será cobrado en la factura de la electricidad.

Los desempleados, que superan los 700.000 en el país o un 16% de la población activa, y sean propietarios, tendrán que pagar un mínimo de 0,50 euros por metro cuadrado o se les cortará el suministro eléctrico.

Grecia también ha anunciado la aceleración de los recortes públicos ya anunciados

Por otra parte, el Gobierno heleno ha anunciado que acelera la puesta en marcha de los drásticos recortes públicos anunciados hace unos meses.

Las medidas son anunciadas bajo una atmósfera de presión por parte de los socios europeos de Grecia para que cumpla con un programa de reformas estructurales y fiscales para recaudar 78.000 millones de euros hasta 2015.

A cambio, se le concederá un segundo rescate, esta vez de 160.000 millones de euros, con la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la banca privada.

El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, ha mantenido este miércoles una videoconferencia con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

En ella, Papandreu ha reafirmado su compromiso con los ajustes necesarios para sanear la economía griega, a cambio del apoyo de Francia y Alemania.

Grecia también está a la espera de que el FMI de luz verde a su parte del sexto tramo de 8.000 millones de euros del primer rescate de 110.000 millones de euros que se le otorgó en mayo de 2010 y que es necesario para pagar pensiones y sueldos.