Público
Público

Grecia deja sin crédito al euro y a Europa

Los expertos descubren el fallo de los mecanismos de control

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No habían pasado cinco minutos desde que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, clausurara la XXVII Reunión del Círculo de Economía, cuando dos gigantescos suspiros se escuchaban con apenas unos segundos de diferencia en el baño del hotel donde se celebran las jornadas. Tras tres días de charlas de expertos hablando de crisis económica, ha quedado claro que no hay una única escuela que tenga respuestas para resolver la mayor crisis desde la del crash de 1929 y que sí hay más de un motivo para estar preocupado. Más allá de la coyuntura, se echan en falta mecanismos necesarios para resolver la situación.

'El euro se creó para evitar este tipo de crisis económicas', señalaba ayer Daniel Cohen, catedrático de Economía de l'École normale supérieure, dando por sentado el fracaso de un Banco Central Europeo (BCE) que nació sin 'competencia fiscal' por la negativa de los miembros de la Unión Económica y Monetaria a ceder parte de su soberanía. El economista no reparó tampoco en arremeter contra la inconsistencia de la moneda única para actuar contra una crisis de liquidez como la actual porque 'no tenemos un sistema autosuficiente', que podría resolverse con la concreción de un sistema de eurobonos.

'El euro se creó para evitar este tipo de crisis', avalan Cohen y Solbes

En un sentido similar se refería Pedro Solbes. El exministro de Finanzas español puso en duda que 'el euro esté suficientemente bien diseñado' para soportar una crisis como la actual. Solbes fue más allá y señaló que hay más fallos: 'El rescate griego ha demostrado que el sistema no ha funcionado. Si ahora no se resuelve con el segundo rescate aprobado el viernes, lo tenemos muy mal a nivel europeo en el futuro'.

'No veo una salida feliz al problema de Grecia', señalaba un día antes el economista chileno Sebastián Edwards, quien veía falta de memoria histórica en los mecanismos de resolución de la tragedia griega. 'Está sucediendo algo similar a lo que vimos en Argentina, y debemos mirar con atención cómo se hizo en Uruguay', país en el que el rescate sí tuvo final feliz.

Las dudas también se cernían estos días sobre si es legítimo o no refinanciar la deuda como balón de oxígeno a Grecia. Entre los defensores del no, el Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que lo calificó como una ruptura de las reglas del juego; entre los del sí, un numeroso grupo de economistas. Uno de ellos, el Nobel Joseph Stiglitz, pero también el director del Centro de Investigación en Economía Internacional, Jordi Galí: 'No aumentaría la situación de impago, pero eliminaría transferencias entre países, lo que supone tensiones políticas muy fuertes, y dotaría de bases más sólidas a la unión monetaria'.

Los reguladores no pueden controlar bancos que superan sus territorios

Para ese mercado europeo, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, reclamaba dar más protagonismo a la nueva Junta Europea de Riesgo Sistémico para controlar las entidades financieras. 'Es muy difícil regular un mercado si el tamaño sobre el que actúa el regulador es menor que aquel en el que actúa el operador'.

Justamente el descontrol de estas 'entidades demasiado grandes para caer' es causa de los auténticos riesgo sistémicos, en cuya salvación ve Stiglitz el verdadero motivo de la intervención de Grecia, Portugal e Irlanda. Clientes morosos, al fin y al cabo.