Público
Público

Grecia inicia hoy el debate de los nuevos recortes que exige la UE

Alemania insiste: si se rechaza el paquete de medidas de austeridad, no habrá más ayudas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer paso ya está dado. Tras la cumbre de la semana pasada, Grecia se ha asegurado el quinto tramo del rescate, de unos 12.000 millones de euros. Pero no sin nuevos sacrificios. Atenas deberá cumplir el requisito impuesto por la UE: la aprobación en el Parlamento del nuevo plan de ajuste, según lo acordado por el nuevo ministro de Fianzas, Evángelos Venizelos, y la misión de la troika (los representantes de la Comisión Europea, el BCE y el FMI).

Como dijo ayer el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, al dominical Bild am Sonntag, 'si se rechaza el paquete de medidas', no habrá más ayudas. Este paso va a ser mucho más complicado: no es seguro que todas las medidas exigidas (como las privatizaciones de empresas públicas) salgan adelante.

El ajuste, que en Grecia se conoce como Plan de Medio Plazo y que hoy empieza a debatir el Parlamento, debe aprobarse antes del Eurogrupo del próximo domingo. El objetivo es ahorrar hasta 28.000 millones y al mismo tiempo llevar a cabo un ambicioso proyecto de privatizaciones para conseguir otros 50.000 millones. Las nuevas medidas incluyen una 'contribución de solidaridad', añadida al Impuesto sobre la Renta, de entre el 1% y el 5%, que se va a aplicar por tramos de ingresos. Además, se sube el precio del gasóleo de calefacción y se equipara con el de locomoción para las empresas. Estas medidas son las que exigió la troika, complementarias a nuevos recortes de sueldos y pensiones, despidos en el sector público, y más subidas de impuestos.

Venizelos ha reconocido lo duro e injusto de las medidas, subrayando que 'la justicia social de las medidas no es una prioridad para nuestros acreedores'. Pero sí que lo es para la sociedad griega y los partidos de la oposición. El conservador Nueva Democracia (86 diputados en un Parlamento de 300) se opone rotundamente al plan, igual que los demás grupos de la oposición (Comunistas 21 diputados, Coalición de Izquierda 9, Laos 15 y 14 diputados independientes) a pesar del consenso que reclaman la UE y el FMI, para que el ajuste salga adelante con el mayor respaldo parlamentario posible.

El partido gubernamental, el socialista Pasok, tiene 155 diputados, que serían suficientes para conseguir que se apruebe el plan en las votaciones de miércoles y jueves. No obstante, dos diputados socialistas han anunciado ya que votarán en contra, lo que aumenta la incertidumbre sobre el resultado final. Los griegos saben que tradicionalmente, en ocasiones trascendentales como esta, no suele haber fugas en el grupo parlamentario que apoya al Ejecutivo. Pero hasta que el diputado 151 no dé su voto positivo, los ojos de Europa estarán fijados en el hemiciclo ubicado en la Plaza Syntagma.